Mucho más que teatro: Jacinto Benavente

Al venir al mundo, un 12 de agosto de 1866, en el Madrid convulso de la época, era difícil pronosticar que aquel niño, el menor de los tres hijos del reputado pediatra Mariano Benavente, acabaría siendo el segundo español en conseguir un premio Noble de Literatura.

Fue en 1922, unos años antes, en 1904, José Echegaray había sido el primero en lograrlo. La historia de la literatura, no siempre justa, ha engullido a muchos autores, y Echegaray ha quedado relegado, a pesar del galardón, a un segundo plano. Afortunadamente, este no ha sido el caso de Jacinto Benavente, aquel hijo de médico que escribió para el teatro alguna de sus mejores líneas.

Benavente estudió derecho en la Universidad Central de Madrid, cumpliendo los deseos de su padre, aunque, a la muerte de éste, los abandonó para dedicarse a viajar -especialmente por Francia y Rusia- y, sobretodo, empezó a dar rienda suelta a su gran pasión: la literatura.

Durante algún tiempo, no obstante, fue empresario circense e, incluso, se ha escrito que en aquella época bebía los vientos por una trapecista inglesa llamada Bella Geraldine -las biografías de muchos personajes conocidos casi siempre incluyen algún capítulo sorprendente-.

Sus primeras obras fueron un libro de poemas, Versos, un libro de cuentos, Villanos, y una obra de crítica, Cartas de mujeres, todas publicadas en 1893. Cuatro años más tarde, estrenaba su primera obra teatral, El nido ajeno, que fue vapuleada por la crítica. De hecho, únicamente Azorín, la valoró.

Este accidentado debut en el teatro, convenció a Benavente de que la situación de la escena española de la época aconsejaba inclinarse por obras más próximas al gusto del gran público en lugar de comprometerse con un estilo, quizá más exigente, pero inevitablemente minoritario e incomprendido.

La gran aportación de Jacinto Benavente radica en que, a pesar de todo, fue capaz de modernizar el teatro que se hacía en España. Nombres como  D’Annunzio, Wilde, Ibsen y Bernard Shaw, triunfaban en los escenarios de media Europa, y su puerta de entrada a la península fue a través de sus influencias en las obras del autor madrileño.

Su teatro traspira variedad, es una completa galería de tipos humanos. Abordó casi todos los géneros: tragedia, comedia, drama, sainete. Y también se atrevió con todo tipo de ambientes: el rural y el urbano, el plebeyo y el aristócrata.

Todo ellos, descritos desde una punzante sátira social, con diálogos vivos y dinámicos. Obras como La noche del sábado (1903), novela escénica impregnada de poesía; Los intereses creados (1907), hábil combinación de sátira y humor; o Señora ama (1908) y La malquerida (1913), ambas drama rurales, son solo algunos ejemplos de su capacidad para saltar de un estilo a otro.

Con apenas treinta años ya era un autor conocido y, después de pelearse con Valle-Inclán, otro de los grandes del teatro español de la época, en la tertulia del Café Madrid, formó la suya propia en la Cervecería Inglesa de la Carrera de San Jerónimo. Miembro de la Real Academia Española, llegó también a meterse en política -ocupó en 1918 un escaño en el Congreso de los diputados- y  en 1933 fue co-fundador de la Asociación de Amigos de la Unión Soviética.

Hombre de personalidad fuerte y controvertida, fue capaz de congraciarse con el Gobierno del frente Popular durante la Guerra Civil, que le homenajeó en varias ocasiones. Y precisamente por ello, tras la victoria franquista, su proximidad al bando republicano durante el enfrentamiento armado le llevó a ser observado con lupa por la dictadura.

Se llegó incluso al extremo de permitir la puesta en escena de sus obras pero sin indicar que eran suyas. Él pasó a ser, simplemente, «el autor de La Malquerida».

Con el tiempo, y después de que Benavente se dejara ver en la Plaza de Oriente de Madrid, en la gran manifestación a favor del régimen de 1947, las autoridades franquistas dieron un sorprendente giro a su visión del premio Nobel que se convirtió en «nuestro preclaro autor teatral». Como afirma Crispín, el protagonista de Los intereses creados,en la vida más importante que crear afectos es crear intereses”.

Posteado en Inicio | Etiquetado en: , , , , , , , , , , , , , | DEJA UN COMENTARIO

Entrevista a Eva Collado Durán: “Ya no hay excusas, nunca el conocimiento estuvo tan al alcance de todos como lo está hoy”

Conversamos con Eva Collado Durán, autora del libro El mundo cambia ¿y tú? y asesora y conferenciante dedicada a ayudar a organizaciones en proceso de cambio a partir de la innovación y digitalización de sus equipos.

A nadie se le escapa que el mundo laboral ha cambiado. La llamada revolución digital ha marcado un antes y un después en nuestra sociedad, la economía, nuestra vida y, evidentemente, la forma de trabajar. Inteligencia artificial, internet móvil y un largo etcétera nos han arrojado a un entorno de cambio constante marcado por la flexibilidad, la movilidad laboral, la creatividad y el aprendizaje constante.

En su libro, Eva Collado Durán nos cuenta como todo esto ha creado un entorno incierto y complejo al cual tenemos que adaptarnos para no quedarnos atrás.

–  Se habla mucho de la transformación digital que vive nuestra sociedad –ámbito laboral incluido– pero, ¿qué es lo que realmente ha cambiado desde la generación de nuestros padres?

Todo, ha cambiado todo… Estamos en un cambio de era sin precedentes del que somos testigos de excepción, la llegada de Internet y de las nuevas tecnologías nos llevan a una nueva manera de ser y hacer, en apenas 230 años hemos pasado de la primera revolución industrial a la cuarta.

Ha cambiado la manera de relacionarnos (pasando del mundo real offline al mundo virtual online), la de ver el mundo (de una forma casi local a mundial), la forma de aprender (de la escuela tradicional al aprendizaje social), la de trabajar (de la presencialidad en el lugar de trabajo a poder tele trabajar desde tu propia casa), la manera de vender (del colmado de toda la vida a comprar en línea), etc.

El mundo ha cambiado, estamos a un solo clic de cualquier persona del mundo y en nuestras manos está el adoptar este nuevo entorno gestionando el cambio, no como un problema sino como la oportunidad de hacer las cosas diferentes y mejores.

– ¿Qué margen de maniobra tenemos los trabajadores ante este panorama de cambio constante?

Nos encontramos en un entorno volátil, incierto, cambiante y ambiguo y esta es la realidad con la que tenemos que convivir a diario: nuevas situaciones, nuevos problemas y nuevas soluciones se nos abren cada minuto.

El margen de maniobra es infinito si sabemos sacar partido a todo este nuevo mundo. Nunca tuvimos más fácil el relacionarnos para llegar a otras personas y proyectos, ni para aprender; pero eso conlleva mucho trabajo, curiosidad, ganas y un alto compromiso con nuestra propia empleabilidad de futuro.

Quien piense que los títulos que obtuvo en el pasado le abrirán las puertas del futuro se equivoca… Hoy el juego ha cambiado y solo el afán de aprender y adquirir competencia digital para desarrollarnos en nuestros trabajos son la clave.

– En tu libro nos hablas de la marca personal, ¿qué es y cómo se trabaja?

El desarrollo de la marca personal es uno de los mejores activos profesionales que podemos tener hoy en día. Así la defino en  El mundo cambia ¿y tú?:


Marca personal: Es todo aquello que somos, hacemos, decimos, opinamos y compartimos; así como el valor que somos capaces de generar en los demás.

Es la suma de nuestros valores y de cómo somos valorados por el entorno.

Es el impacto de la huella que dejamos en el camino de nuestra vida personal y profesional.

Son todas aquellas acciones que nos anteceden (que hablan por nosotros sin estar presentes) y nos abren puertas a terceros porque quieren tenernos cerca y contar con nosotros en su vida, entorno y proyectos.

Es una estrategia y un camino para recorrer que nos asegura el presente y nos lleva al futuro en el que deseamos estar.

En definitiva marca eres tú y tu esencia, tú y tu saber hacer, tú y tu experiencia, tú y tu mundo de relaciones, tú y tu capacidad de trabajarla en el tiempo para hacerla crecer y conseguir convertirte en la opción elegida.


– ¿Qué les dirías a esas personas que no están familiarizadas con el mundo digital? ¿Van a quedarse fuera del mercado laboral?

Que nunca es tarde para empezar; nunca es tarde para abrazar este nuevo mundo. Solo desde el aprendizaje constante podemos conseguirlo, desarrollando el deseo de seguir aprendiendo a diario. Ya no hay excusas, nunca el conocimiento estuvo tan al alcance de todos como lo está hoy.

La competencia digital se puede adquirir, y como profesionales del S.XXI debemos empoderarnos en este camino, sin esperar a que nos forme la empresa, sino tomando las riendas de este aprendizaje desde las ganas, la curiosidad y poniendo foco en lo que realmente necesitamos para el desarrollo de nuestra profesión.

– ¿A quién está destinado este libro?

Mi objetivo es dar a conocer cuál es el nuevo entorno profesional y las nuevas exigencias que se presentan hoy para mantenernos empleables en el mercado; ya sea dentro de las empresas donde desarrollas tu actividad, si decides emprender, si te enfrentas a un primer trabajo o decides optar por cualquier otra forma de colaboración profesional.

Cinco capítulos. Cinco objetivos. Cinco aventuras. Cinco retos. ¡Vamos!

Posteado en Entrevistas, Inicio, No Ficción | Comentarios desactivados en Entrevista a Eva Collado Durán: “Ya no hay excusas, nunca el conocimiento estuvo tan al alcance de todos como lo está hoy”

Día Mundial del Perro: ¿serán los libros el mejor amigo del hombre?

Día Mundial del perro: ¿serán los libros el mejor amigo del hombre?

Que sí, que lo sabes, que, fieles como no hay otros, seguro que nunca te van a abandonar. Y que sean los libros o los perros lo que se te ha pasado por la cabeza, se puede establecer un triángulo místico y de la Bermudas entre humanos, literatura y caninos. Estos seres de cuatro patas han influido en la vida de diferentes autores y autoras, y algunos incluso se han planteado entrar en sus instintivas cabezas. Al fin y al cabo ¿no viven también nuestras vidas? Nunca los acabaremos de entender, pero nos puede su mirada bobalicona. Marwan ha resumido en uno de sus poemas un gran vínculo con los perros. «Carta a un perro» dice así:

“Ojalá alguna vez los humanos te merezcan”, Marwan

Sean merecidos o no, y aprovechando el Día Mundial del Perro, os proponemos una pequeña selección: Cinco libros que parten, en cierta manera, de la relación entre las personas y sus fieles seguidores.

Día Mundial del perro: ¿serán los libros el mejor amigo del hombre?_perro_hortelanoEmpezamos con el conocidísimo título de Lope de Vega, El perro del hortelano. Una de las comedias más reconocidas del maestro de la dramaturgia española. En este caso, los caninos aparecen más bien por apelación idiomática. A sabiendas que el perro del hortelano no come ni deja comer, la obra gira alrededor del amor que siente la condesa Diana por Teodoro. Sin poder amarlo, tampoco deja que él pueda amar o sea amado por una tercera persona. Sean o no sean amores perros, es un título completamente recomendable.

 

 

Día Mundial del perro: ¿serán los libros el mejor amigo del hombre?_tombuctuPaul Auster es otro autor que ha situado a un perro en el foco protagonista de una de sus obras. En Tombuctú, Willy G. Christmas se topa con Míster Bones, un perro callejero con el que, sorprendentemente, acaba haciendo buenas migas. Inseparables, empiezan sus desventuras en el mundo de la calle. Willy, escritor, notará que sus días se acaban. En un último gesto hacia Bones, iniciará un viaje hacía Baltimore. Allí espera encontrar a una antigua maestra suya y confiarle al canino.

 

 

Día Mundial del perro: ¿serán los libros el mejor amigo del hombre?_perro_baskervilleOtro autor que ha utilizado el perro como protagonista es Arthur Conan Doyle. El perro de los Baskerville es un caso para su detective más famoso, Sherlock Holmes, y su inseparable compañero Watson. Los dos protagonistas tendrán que utilizar, nuevamente, la lógica para poder resolver la maldición que pesa sobre la adinerada familia Baskerville. Las apariencias no son lo que parecen y los conjuros acostumbran a caer por su peso ¡La resolución del caso al final del libro!

 

 

Día Mundial del perro: ¿serán los libros el mejor amigo del hombre?_flushFlush fue el intento de Virginia Woolf de meterse en la cabeza de un perro. También el nombre del cocker spaniel que cuidó Elizabeth Barrett, una famosa poetisa de la época victoriana. Con esta estrecha relación como pretexto, Woolf se aproxima a la vida de Barrett desde un rigor biográfico. Al mismo tiempo, el mundo que la rodea será visto a partir de un punto de vista canino, donde es más importante una caricia de su propietaria o su olor que un atardecer inolvidable.

 

 

Día Mundial del perro: ¿serán los libros el mejor amigo del hombre?_un_perroPor último, nos acercamos a la obra de Alejandro Palomas, Un perro. Este libro recupera personajes de una de sus otras novelas, Una madre. En este caso, Fer y su madre vivirán esperando una llamada que debe resolver ciertas dudas que sobrevuelan su entorno familiar. Mientras tanto, su perro ‘R’, será un observador conmocionado por los hechos, pasivo en la razón pero activo en el trato. Una manera distinta de mirar las encrucijadas familiares.

 

 

 

Acercarse al mundo canino es todo un reto. Pero, ¿para qué va a servir la literatura si no para saltar muros de este tipo? Aterrizad de cuatro patas en estas lecturas y encontrad a vuestro amigo más fiel en el camino.

Posteado en Días internacionales, Ficción, Inicio | Etiquetado en: , , | Comentarios desactivados en Día Mundial del Perro: ¿serán los libros el mejor amigo del hombre?

¡Felices 98! – Las frases más destacadas de Edgar Morin

¡Felices 97! - Las frases más destacadas de Edgar Morin

Con motivo de su 98 aniversario, recordamos algunas de las grandes reflexiones y obras del autor y filósofo

“El hombre es ese animal loco cuya locura ha inventado la razón.”

Edgar Morin es en realidad Edgar Nahum. Nacido en Francia en 1921, cumple este domingo la envidiable cifra de –atentos– noventa y siete años. Ha sido uno de los filósofos más influyentes de la Europa contemporánea, precursor de la ideas del pensamiento complejo.

Su comprensión del mundo intenta abarcar un conocimiento y análisis multidisciplinar, basándose en que diferentes perspectivas podrán cultivar un razonamiento, como mínimo, más completo. Recibimos ilusiones y evidencias, y hay que saber discernir, a partir de la comprensión de las dos. El mundo es un todo, vaya, y no se puede dividir a la almadraba.

«Hay que seleccionar, focalizar en lo real, pero saber qué focalizamos y seleccionamos… Recorto lo que me interesa de una realidad y difumina el resto. Lo importante es saber permanentemente acordarse de que simplificamos por razones prácticas, heurísticas, y no para extraer la quintaesencia de la realidad.»

Morin tiene un origen sefardita, en un Francia que pronto viviría la invasión de la Alemania nazi de Hitler. Por eso, en 1940 huyó con poco más que lo puesto hacía el sur, en Toulouse, donde formó parte de la resistencia afiliándose al Partido Comunista Francés. Allí ayudó a refugiados de la Guerra Civil Española y empezó a introducirse en el pensamiento marxista. Es en esa época que decidiría utilizar el seudónimo Morin, abandonando el Nahum paterno.

“La política es el arte de lo incierto, lo que nos lleva a un principio de incertidumbre política generalizada.”

Acabaría graduándose en la Sorbona en geografía, historia y derecho. Y se alejó de la vida militar, aunque continuó su actividad con el partido Comunista. Fue expulsado en 1952 debido a su postura incómoda: defendió en diferentes artículos una actitud muy crítica hacía el comunismo soviético. Y eso no gustaba nada. El mismo año lo admitieron en el Centro Nacional de Investigación Científica.

“Comprender no impide juzgar, juzgar no impide comprender.”   

¡Felices 97! - Las frases más destacadas de Edgar Morin _ cine o hombre imaginarioEn esa época destaca su relación con el cine. Momento en que publicará, entre otras, la obra El cine o el hombre imaginario. Previo a su reflexión sobre la cultura de masas, estos primeros libros intentan indagar sobre subjetividad y objetividad en lo que califica de ‘datos’ cinematográficos. Psicología, tiempo y comprensión. Factores antropológicos y sociológicos para establecer una relación entre el sujeto y la realidad a partir de la tecnología.

“Recordemos que ninguna técnica de comunicación, del teléfono a Internet, aporta por sí misma la comprensión. La comprensión no puede digitarse.”

¡Felices 97! - Las frases más destacadas de Edgar Morin _ Hacia el abismoHay otras obras destacadas con las que ha ido desarrollando su pensamiento. Desde su visión de complejidad, Morin crea el concepto de ‘sociedad-mundo’. Una idea sobre la que trabajó en pos de provocar una metamorfosis en la mirada social. Según él, las personas deben aprender a romper las fronteras de los conceptos. Abarcar tanto como puedan el todo. De este modo entenderán la importancia del hombre en el cosmos, por pequeña que sea. Lo explica en su libro ¿Hacia el abismo? Globalización en el siglo XXI. Otras obras del autor son ¿Hacia dónde va el mundo? y Breve historia de la barbarie en occidente.

“Si tu pasado es experiencia, haz del mañana sentido común.”

Y hasta aquí nuestro homenaje a Morin. Sin decirlo cabe, que esperamos que cumpla muchos más.

Posteado en Efemérides, Nuestros Tops | Etiquetado en: , , , , | Comentarios desactivados en ¡Felices 98! – Las frases más destacadas de Edgar Morin

Jorge Zepeda Patterson: «Si un corredor del Tour está dispuesto a matarse a 90 kilómetros por hora, ¿por qué no estaría dispuesto a matar por ello?»

Jorge Zepeda Patterson: "Si un corredor del Tour está dispuesto a matarse a 90 kilómetros por hora, ¿por qué no estaría dispuesto a matar por ello?"

«La novela negra ofrece un vistazo a las alcantarillas de la sociedad, y en esa medida tiene un componente de denuncia o exposición de las zonas oscuras de individuos y comunidades.»

Todo está listo. Las ruedas a punto, el kilometraje a cero, los pies encima de los pedales… ¿Y el maillot amarillo? Deseando tener ya a su primer dueño: El líder del Tour de Francia.

Con motivo del inicio de una nueva edición de la célebre competición ciclista, desde PlanetadeLibros entrevistamos al periodista y escritor Jorge Zepeda Patterson. Su último libro, el thriller Muerte contrarreloj, se acaba de publicar en formato bolsillo. ¡Lectura y tamaño perfectos para pasar un verano lleno de adrenalina! 😉

Después de su exitosa serie Los Azules, cuya segunda entrega le valió un Premio Planeta en 2014, Zepeda vuelve de nuevo a la novela con un vertiginoso thriller ambientado en el Tour. 21 capítulos por 21 etapas. 21 días de competición que sacarán lo mejor… y lo peor de los protagonistas, sospechosos todos, al más puro estilo Agatha Christie, de un misterioso complot para acabar con la vida de los favoritos a alzarse con el maillot amarillo.

muerte contrarreloj

¿Por qué el Tour? ¿Qué tiene esta competición, una de las más importantes del ciclismo, que la convierte en un telón de fondo tan apasionante para Muerte contrarreloj?

Tenía ganas abordar una historia de suspenso en una comunidad cerrada, un ámbito donde los personajes se miraran a la cara y asumiesen que uno de ellos es un asesino, sin poder determinar quién es. Y el ciclismo, con su épica, las dosis de sacrificio y pasión que entraña, era un medio perfecto para hacer una historia lúdica y trepidante.

¿Eras ya fan del deporte y del Tour, antes de escribir la novela?

Era un simple interesado. Pero me atraía mucho la posibilidad de sumergirme en algo enteramente nuevo. Investigar sobre el tema fue una gozada. Me obligó a cubrir varias carreras en Europa, entre ellos el Tour de Francia desde luego, mezclarme entre corredores, mecánicos, masajistas, dietistas y empaparme de ese universo interior. A ellos les hizo mucha gracia que alguien quisiera hacer una novela sobre su oficio y terminaron por adoptarme. En alguna etapa de la Volta de Catalunya, por ejemplo, el equipo de Movistar me subió al auto oficial en el asiento de copiloto, para ser testigo de la manera en que dan instrucciones a los ciclistas por la ventanilla y les pasan bidones de agua y geles de proteína.

Pero no es una novela de deportes al uso. ¿Podríamos decir que el deporte es la excusa para hablar de muchos otros temas?

Me encantó abordar el deporte de alto rendimiento y con tantos intereses en juego como en el Tour de Francia porque lleva las pasiones al límite; las emociones son cables pelados cuando se compite por algo que exige tantos sacrificios. El amor, las ambiciones, la lealtad o las traiciones resultan sobre dimensionadas. Si un corredor está dispuesto a matarse descendiendo una montaña a 90 kilómetros por hora por caminos precarios y abismos descomunales, ¿por qué no estaría dispuesto a matar por ello?

«El ciclismo, con su épica, las dosis de sacrificio
y pasión que entraña era un medio perfecto
para hacer una historia lúdica y trepidante.»

¿Por qué nos apasiona tanto a los lectores, la novela negra?

Por muchas razones. Por lo general, una novela pone en movimiento pasiones humanas expresadas al límite. Una exacerbación de la realidad misma. Un artificio que fascina a los lectores, a las personas en general, porque todos hemos experimentado esas pulsiones (celos, ambición, odio, desesperación) aun cuando no hayan culminado en un crimen (espero).

Por lo demás, la novela negra ofrece un vistazo a las alcantarillas de la sociedad, y en esa medida tiene un componente de denuncia o al menos de exposición de las zonas oscuras de individuos y comunidades. Y tampoco podemos dejar de lado que la novela negra es también un desafío lúdico para todo el que gusta de los enigmas, de los rompecabezas. Hartas razones, pues, y ninguna despreciable.

En el libro nos presentas la figura del gregario, “el condenado a perder”, como has descrito en alguna entrevista. ¿Quién es esta persona y por qué decidiste que fuera tu personaje protagonista?

Hay algo fascinante, y casi inexplicable, que un deporte que exige una vida de sacrificio y autoflagelación, que ofrezca para muchos de los que lo practican profesionalmente la simple compensación de ser escuderos de otros. Uno puede entender que un maratonista se imponga tormentos de cara a sus maras personales; al menos está corriendo para si mismo. Pero ¿cómo entender que alguien esté dispuesto a hacerlo año tras año sin otro propósito que hacer campeón a otro? Me pareció un enigma psicológico y justamente mi personaje central encarna este misterio. A mi parecer, la novela lo explica.

«Una novela pone en movimiento pasiones humanas
expresadas al límite. »

Vienes de cosechar un gran éxito con tus tres primeras novelas, entre ellos varios premios, como el Premio Planeta 2014. Siguiendo con la metáfora del Tour, podríamos decir que llevas unos cuantos maillots amarillos puestos y una buena colección de leones de peluche. ¿Cómo afrontaste la siguiente etapa? Nuevo libro, nuevos personajes…

Cuando pienso un tema para una novela no suelo preguntarme tanto por el resultado como por el proceso. Es decir, escribo por el placer de escribir. Si va a gustar o no a determinado mercado es un tema que no entra en mis cálculos, por así decirlo. La pregunta que me hago, más bien, es si tengo un interés vital en escribirla y voy a disfrutarlo. Después de todo, es algo a lo que dedicarás un año y medio o dos años de tu vida.

Sea como sea, Muerte contrarreloj ha sido todo un éxito. ¿Es cierto que preparan una adaptación a la pequeña pantalla en Francia?

Sí. Una productora de la televisión francesa compró los derechos para producir una serie en varios capítulos sobre la novela. Me da mucha curiosidad el posible resultado. Una decena de países han adquirido Muerte Contrarreloj para traducirla a otros idiomas: francés, inglés, italiano, polaco, portugués, checo, holandés, entre otros.

Por último, me gustaría comentar una frase que dijiste en una de las presentaciones del libro en México: “Para escribir uno debe de ser un lector crítico u obsesivo”. ¿Qué lee con obsesión Jorge Zepeda Patterson?

De todo y sin medida, como dice el clásico. Siempre cargo un libro en la mano (y muchos en el dispositivo digital). Acabo de terminar una magnifica novela de Vikram Seth, Música Continua; y antes de eso El orden del día, de Eric Vuillard y La mujer de Pelo Rojo, la última de Orhan Pamuk. Y he alternado estos meses a Thomas Mann; algunas que no había leído y otras que estoy releyendo: en este momento Dr. Faustus.

Posteado en Entrevistas, Ficción, Inicio | Etiquetado en: , , , | Comentarios desactivados en Jorge Zepeda Patterson: «Si un corredor del Tour está dispuesto a matarse a 90 kilómetros por hora, ¿por qué no estaría dispuesto a matar por ello?»