Más de 17 000 islas para perderse

Indonesia, Lombok © alex hanoko - www.flickr.com/photos/alex_hanoko/7318975344

Indonesia para aspirantes a náufragos

Indonesia es un laberinto de agua. Es difícil elegir entre más de  17 000 islas y en cuál de ellas convertirse en un náufrago. Se puede comenzar por las más grandes (Sumatra, Java, Sulawesi, Papúa o Kalimantán), continuar por Bali, de menor extensión pero muy especial, y después dedicarse a descubrir una infinidad de ellas, más pequeñas y casi desconocidas.

NUSA TENGGARA

Indonesia, Nusa Tenggara, Islas Gili © SarahTz - www.flickr.com/photos/120420083@N05/13944954403

Tal vez sea el archipiélago de Indonesia que ofrece más posibilidades de descubrir islas y playas. Algunos llegan aquí atraídos por las olas, otros por las opciones de bucear y algunos por la oferta cultural. Pero todos tienen algo en común: encuentran en Nusa Tenggara una de las zonas más atractivas de Indonesia.

Entre los miles de tentaciones destaca Lombok con su infinita serie de playas y bahía que atraen a numerosos turistas. También las Islas Gili, accesibles e ideales para practicar el buceo y disfrutar de la animación de sus noches. Aquí se encuentran también la isla de Flores y Komodo, famosa tanto por sus playas de arena rosada como por ser el hogar del mayor lagarto del mundo: el dragón de Komodo. Recientemente esta isla ha sido declarada una de las Siete Maravillas del Mundo.

MOLUCAS

Indonesia, Molucas, Ternate © Fabio Achilli - www.flickr.com/photos/travelourplanet/15012618617

Esta asombrosa zona, muy rica en especias, permanece libre de turistas y lejos de ser tan conocida como se merece. Desde Ternate hasta las islas Kei puede apasionar por su interesante cultura y su belleza natural.

Las playas de las Molucas son aún un territorio por descubrir: en las Islas Banda, un fascinante cóctel de historia, cultura y paisajes, están las mejores. Se trata de unas islas cubiertas de selva, rodeadas de arena blanca, mares verde-turquesa y arrecifes vírgenes. Otro auténtico paraíso se sitúa en las islas Key, entre los acantilados llenos de petroglifos y unas bellísimas y desiertas playas en Pantai Ohoidertutu.

JAVA

Indonesia, Java, Islas Karimunjawa © Azwari Nugraha - www.flickr.com/photos/duabelas/4148767713

La principal isla de Indonesia es, sin duda, una visita imprescindible. Este superpoblado territorio de megaciudades fascina por su bagaje cultural. La cultura javanesa integra animismo, budismo e hinduismo junto a las prácticas ortodoxas musulmanas, y así monumentos, mezquitas y templos cohabitan en un espectacular paisaje tropical.

Para naufragar en Java tal vez sea necesario explorar la costa norte frente a la cual se despliegan las islas Karimunjawa: estos idílicos islotes ribeteados de coral, antaño ignorados, hoy en día reciben cada vez más viajeros gracias a los avances en transportes e instalaciones.

SUMATRA

Indonesia, Sumatra © Lip Kee - www.flickr.com/photos/lipkee/8701256655

Envuelta en bruma y acunada por las mejores olas del planeta para surfear, la isla de la espesa selva tropical, donde habitan los orangutanes de pelo rojizo, es una inmensa aventura. Volcanes humeantes y pacíficos lagos custodian una interesante mezcla cultural que aúna a los fervorosos musulmanes de Aceh, los hedonistas cristianos de batak y el pueblo matriarcal de los Minangkabaou, en Padang.

Alrededor de Sumatra se pueden descubrir otros archipiélagos casi desconocidos. Por ejemplo, las remotas islas de la costa occidental, como las Mentawai, un paraíso para los surfistas, o las Banyak, un conjunto de 99 islas, casi todas deshabitadas, que son como una postal de la típica isla tropical: innumerables palmeras, arena blanca y agua cristalina.

KALIMANTAN (BORNEO)

Indonesia, Borneo © Budi Nusyirwan - www.flickr.com/photos/bukrie/14940779383

La selva de Borneo, surcada por infinidad de ríos, es la meca de enamorados de la fauna, aventureros y amantes del senderismo. Y el ignoto archipiélago Derawan atrae como un imán a los buceadores empedernidos.

La antigua Borneo es la tercera isla más grande del mundo, con una amplia y legendaria selva e innumerables ríos, dos de ellos de 1000 km de longitud. Aloja fauna salvaje, como los inolvidables orangutanes, y misteriosos pueblos dayak; una combinación perfecta para todos los amantes de la aventura.

Junto a Borneo destaca el archipiélago de Derawan, formado por 31 islas de las cuales las más turísticas son Derawan, Maratua, Sangalaki, Kakaban, Nbucco y Nunukan. Todas son destinos que aseguran que el viajero explorará islas típicamente tropicales, incluido un enorme atolón y el mejor buceo del mundo. 

PAPÚA

Indonesia, Papúa, Islas Raja Ampat © Elias Levy - www.flickr.com/photos/elevy/14467281965

Papúa no solo asegura la práctica del senderismo y submarinismo de calidad, gracias a sus valles de alta montaña, los ríos selváticos y las cristalinas y vitales aguas del litoral, sino también la posibilidad de conocer comunidades de pueblos indígenas y sus inmemoriales tradiciones.

Las remotas islas Raja Ampat, frente a la costa noroeste de Papúa, aún están por descubrir y son toda una promesa para los buceadores. Alojan la mayor biodiversidad de vida marina del planeta: con mantas, tiburones hombrera, que “caminan” con sus aletas por el fondo marino, infinidad de babosas marinas multicolores, coral virgen y peces de todas las formas, colores y tamaños que se pueda uno imaginar. 

SULAWESI

Indonesia, Sulawesi © jipii - www.flickr.com/photos/jipii/2230512327

La antigua Célebes se caracteriza por su extraña forma y la infinidad de playas de arena y arrecifes que la rodean. Cuando se explora la isla, el viajero descubre senderos entre arrozales, selvas repletas de tarsios, costas de abundantes corales, una nutrida fauna subacuática y originales culturas que giran en torno al mar.

Uno de los puntos de interés más visitado son los Toraja y sus sofisticadas ceremonias funerarias. Este archipiélago ofrece además la posibilidad de visitar algunos de los lugares favoritos del legendario Cousteau para bucear: las remotas y casi vírgenes islas Tukangbesi.

BALI

Indonesia, Bali © Madeleine Deaton - www.flickr.com/photos/madeleine_h/8476126986

Bali es la zona de Indonesia más amable, un lugar donde muchos se quedan a vivir para siempre y donde nadie naufraga. La rica cultura balinesa se acompaña de una excelente gastronomía y vida nocturna, playas famosas, surf legendario, compras atractivas y una cálida bienvenida. En cuanto al alojamiento, hay desde hoteles en la playa para surfistas mochileros hasta refugios para sibaritas en las montañas.

Para los surfistas hay olas al sur de la isla en playas imprescindibles, como Kuta, ideal para principiantes por sus olas largas y regulares, o como Ulu Watu, con algunas de las series más grandes de Bali, BIngin, Medewi o la isla de Nusa Lembongan. Para los que quieren solamente playa, la península de Bukit ofrece arena brillante bajo acantilados de piedra caliza en playas como Bingen y Balangan, y en el este de Bali se encuentra una larga y apetecible serie de playas de arena volcánica protegidas por los arrecifes.

Más información en la nueva guía de Lonely Planet y geoPlaneta de Indonesia.

Posteado en Grandes viajes, Viaje y aventura | Etiquetado en: , , , | Comentarios desactivados en Más de 17 000 islas para perderse

Viajar sin fronteras: los no-países

Dinétah © Donovan Shortey - www.flickr.com/photos/dshortey/6230505764

Destinos desconocidos, países inexistentes

Algunos territorios no son estados reconocidos internacionalmente y, sin embargo, tienen un lugar bien ganado en las agendas viajeras más originales. Existen no-países en los seis continentes, y cada uno de ellos tiene su bandera, capital, idioma y ansias de conseguir la legitimidad de su territorio. Se trata de territorios que pasan inadvertidos en los mapas tradicionales de colores y líneas divisorias; algunos buscan su reconocimiento como estado-nación apoyándose en la historia o la individualidad geográfica, cultural o étnica.

ISLA DE MAN

Isla de Man © Paul Stainthorp - www.flickr.com/photos/pstainthorp/8151531880

Libertad para votar y para las operaciones financieras

La Isla de Man (o Ellan Vannin o Mannin) es autónoma, depende de la Corona Británica y no forma parte del Reino Unido ni de la Unión Europea. Geográficamente, está situada entre Inglaterra e Irlanda. Es un territorio donde desde hace mucho tiempo sus habitantes crean sus propias reglas y han conseguido importantes hitos históricos en la conquista de libertades y derechos.

Su parlamento, que ha dirigido la isla desde la llegada de los vikingos a finales del s. XVIII, ostenta la condición de ser el órgano de gobierno vigente más antiguo del mundo. Fue también en la Isla de Man donde, en 1881, las mujeres que contaban con algún tipo de propiedad accedieron al derecho al voto. En 2006 se convirtió en el primer lugar de Europa Occidental que estableció los 16 años como la edad para poder votar. Sus principales reclamos turísticos son las iglesias de piedra, castillos, fuertes y cruces celtas grabadas que se encuentran por toda la isla. Aunque su industria más próspera, y la fuente de ingresos de la isla, son los servicios financieros.

CHRISTIANIA

Christiania © Tiws - www.flickr.com/photos/tiws/6076102452

La ciudad más libre y alternativa de Europa

Unos 850 habitantes en menos de un km2, estos son los datos de una comuna autónoma danesa que se ha convertido en un paradigma de conquista de libertades. En 1971 este experimento social de un grupo de hippies imbuidos del espíritu de la revolución cultural de los 60 tomó forma “okupando” un viejo cuartel y poniendo en marcha una sociedad alternativa de estructura anarquista. Desde entonces ha mantenido un estatus especial; y hoy en día los daneses no saben muy bien qué pueden hacer con Christiania.

El gobierno danés ofreció a sus habitantes la posibilidad de comprar los terrenos ocupados, pero esto se interpretó como una traición a los principios anti-capitalistas que rigen Christiania. En la actualidad, el colectivo tiene de plazo hasta el 2018 para decidir su futuro. Hasta ahora los visitantes recorren con curiosidad este original “barrio” de Copenhague, sus casas, coloridos murales y esculturas al aire libre, cafés, restaurantes, bares y clubs nocturnos. Es el lugar más visitado de la capital danesa después del Tívoli, y continúa siendo un espacio alternativo donde solo se respetan tres reglas: no consumir drogas duras, no hacer fotos y no correr.

FORVIK

Forvik © Berg Moe - www.flickr.com/photos/oddmoe/27591195141

El país libre de impuestos del capitán Hill

Forvik (también conocido como Forewick Holm) es un estado de las islas Shetland que creó un navegante inglés, Stuart Hill, cuando, durante una tormenta, arribó por casualidad a este islote y decidió quedarse a vivir allí.

En 2008 comenzó una campaña a favor de la autodeterminación que defendía que Forvik se parece más a las islas escandinavas que a Inglaterra o Escocia. Se llegó a dirigir al Reino Unido la petición de una explicación acerca de su autoridad sobre las islas Shetland… pero no se recibió respuesta alguna. Así que Forvik se declaró independiente y hoy ofrece la ciudadanía a cambio del abono de una tasa anual. Detrás de todo hay una reivindicación de los ingresos del petróleo de la zona. Y una pregunta final: ¿se trata de humor inglés en estado puro, el sueño de un loco o un escape para rebeldes que no quieren pagar impuestos? 

PRINCIPADO DE SEBORGA

Seborga © Daniel70mi Falciola - www.flickr.com/photos/provence___provenza/28757734166

El valor de convocar un referéndum

La situación es la siguiente: un diminuto principado italiano, en la frontera con Francia, se independizó de Italia en 1995 tras celebrar un referéndum. Giorgio Carbone, jefe de la cooperativa local de floricultores, informó a los habitantes del histórico municipio del noroeste italiano que su pueblo no formaba parte de Italia ya que nunca se menciona expresamente en los tratados de creación del estado italiano o en las transacciones de compra y venta sobre esta zona. La independencia fue avalada por un referéndum; tras su celebración, Carbone aceptó el título honorífico de “Su Tremendidad” y, siguiendo una tradición de la Edad Media, recibió el título de príncipe durante toda su vida. Giorgio I falleció en 2009, pero sus conciudadanos continúan defendiendo la independencia de este original principado.

Al viajar por la zona, se debería realizar una parada en Segorba, aunque sea tan solo para fotografiarse junto a la señalización de la entrada al pueblo, además de para visitar su palacio del s. XVII y sus iglesias.

SEALAND (MARLANDIA)

Sealand © Ryan Lackey - www.flickr.com/photos/octal/173856262

Mi plataforma es mi reino

Fundada en 1967, a unas 7 millas náuticas de este del Reino Unido, en alta mar, Sealand cuenta con solo 27 habitantes. La familia Bates, que ocupó esta plataforma de acero y hormigón construida en 1943 por la Armada británica para derribar a los aviones de la Lufwaffe con armas antiaéreas, la defiende desde entonces. Roy Bates, un antiguo comandante de Infantería se instaló en este espacio con el objetivo de dirigir una emisora de radio pirata fuera de las aguas territoriales británicas para emitir música pop. Y allí se quedó, enfrentándose incluso a algún intento de golpe de estado. Roy falleció en 2012 pero su familia “real” alcanza ya la cuarta generación con el nacimiento del príncipe Freddy, nieto de Michael.

Marlandia cuenta con moneda propia, escudo, himno, sellos, y hasta un equipo de fútbol (Sealand All Stars), y una serie de souvenirs que se venden por internet. Pero su principal fuente de ingresos es el comercio de títulos nobiliarios: conseguir el título lord o lady cuesta unos 50 US$ y convertirse en conde de Marlandia tan solo algo más de 300. No puede convertirse en un destino turístico porque es prácticamente inabordable y no cuenta con ninguna playa, hotel o instalación, pese a que puede observarse desde algunos puntos de la costa británica de Suffolk.

MAYOTTE

Mayotte © David Stanley - www.flickr.com/photos/davidstanleytravel/10029931635

Independientes de la independencia

El microestado de Mayotte y sus reivindicaciones de autonomía pertenecen a una curiosa postura contraria a la independencia. Esta isla del océano Índico, reclamada por Comoras, decidió renunciar a la independencia de Francia en 1975. Tres de las islas Comoras votaron por ser independientes, pero la cuarta isla, Mayotte, decidió por mayoría continuar perteneciendo a Francia. Finalmente, la ONU concedió la independencia a las cuatro islas Comoras, Mayotte permaneció fiel a Francia. Los isleños preferían sentirse marginados por una capital a más de 8000 km de distancia que por la isla vecina. En 2014, Mayotte se convirtió en parte oficial de la Unión Europea como región ultraperiférica.

Desde el punto de vista turístico, la isla carece de una gran infraestructura, pero unos 10 000 visitantes llegan cada año a Mayotte para subir a sus volcanes apagados, divisar lémures, sumergirse en playas de arena blanca y entre peces tropicales o visitar sus plantaciones de vainilla.

BAROTSELANDIA

Barotselandia © Simon Berry - www.flickr.com/photos/bezznet/8216695270/

Quinientos años de monarquía africana

Esta antigua monarquía quiere ser reconocida como nuevo estado africano. Barotselandia es tradicionalmente un reino móvil, el reino de los lodi o barotse, donde año tras año, cuando las aguas del río Zambeze se filtran en los prados, sus habitantes se desplazan hasta tierras más altas. La migración se celebra con una ceremonia conocida como Kuomboka, que quiere decir “para salir del agua”. Barotselandia cuenta con una historia de más de cinco siglos, en los que durante la época colonial fue un protectorado británico, con más autonomía que el resto de la colonia de la que formaba parte, Rodesia del Norte.

Este reino formaba parte de lo que terminaría siendo Zambia, y cuando llegó la independencia, en 1964, se incumplieron las condiciones de autogobierno prometidas. En 2011, su rey anunció que se separaba de Zambia, asegurando que la separación sería pacífica. Pero por supuesto Zambia, consideró esta huida como una traición. Su capital hoy es Mongu y su rey Lubosi II Imwiko; la extensión es de 126 000 km2, tiene más de tres millones y medio de habitantes y se hablan dos idiomas oficiales (lozi e inglés) y 37 lenguas tribales.

 

REDONDA

Redonda © javiermariasblog.wordpress.com

Un país de tinta

Declarada soberana en 1865, varios aspirantes se disputan hoy la corona de esta isla despoblada con una superficie de menos de 2 km2, una nación ficticia que se asienta sobre la isla deshabitada de Redonda, una dependencia de Antigua y Barbuda.

Se dice que fue el mismo Colón quien divisó primero la isla durante su segundo viaje en 1493. Unos 400 años más tarde, un comerciante de la vecina isla Montserrat, Matthew Shiel, la reclamó como su reino y se dedicó sobre todo a la extracción del guano como fuente de riqueza. La actividad cesó bruscamente cuando estalló la I Guerra Mundial, pero la monarquía de aquel reino continúo existiendo en el exilio. EL primer rey abdicó en su hijo de 15 años, Matthew Phipps Shiel, que llegó a ser un popular novelista británico y en su lecho de muerte legó la isla de Redonda a su asesor literario, un poeta. El rey poeta pasó los últimos años de su vida en una taberna de Londres donde, allí concedía títulos de duque o de caballero garabeteados en el dorso de una servilleta a cambio de una copa. En la actualidad se desconoce quién es su sucesor y existen hasta nueve aspirantes al trono. El escritor español Javier Marías, que en 2002 creó la editorial Reino de Redonda, ostenta el título en términos literarios.

DINÉTAH

Dinétah © Ron Cogswell - www.flickr.com/photos/22711505@N05/9686434587

La proclamada nación navaja

Dinétah, radicada en una reserva de EE UU, es la nación india más grande con cierto nivel de autogobierno. Su capital es Tseghahoodzani (Window Rock), sus habitantes, 300 000, y su territorio, unos 71 000 km2 entre los estados de Arizona y Nuevo México. Tradicionalmente Dinétah, la tierra natal de los indios navajos, no tuvo unas fronteras precisas sino que se limitaba por cuatro montañas sagradas situadas en los puntos cardinales. A mediados del s. XIX, sus habitantes fueron obligados a punta de pistola a trasladarse a un campo de internamiento a más de 560 km de distancia y perdieron el territorio. En 1868 firmaron obligados un tratado que decretaba la confiscación del 90% de sus tierras y el permiso para vivir en el resto.

Con el tiempo, las tierras han sido devueltas, y hoy la nación navajo ocupa la mayor reserva india estadounidense. En 1920 se les otorgó la ciudadanía, y en 1975 se les concedió el autogobierno, lo que les permitió detener la extracción de uranio. Esta actividad había proporcionado trabajo desde después de la II Guerra Mundial pero también fue la causa de numerosas muertes por la exposición a la radiación. El precio de conseguir el autogobierno ha sido alto: cerca del 50% de paro y grandes carencias de suministros básicos.

ANTÁRTIDA

Antártida © Andreas Kambanis - www.flickr.com/photos/andikam/12435253353

Un lugar único gobernado por un tratado único

En el “último continente”, las disputas sobre la soberanía territorial no tienen lugar. La realidad es que este país no está tan deshabitado como parece puesto que sobre sus más de 14 millones de km2 habitan intermitentemente hasta 5000 personas. Es una tierra dura, remota e implacable, donde no se ha asentado ningún pueblo indígena ni comunidad permanente. De hecho, la primera mujer que visitó la Antártida lo hizo en 1935 y allí no había nacido ningún bebé hasta 1979.

En otras circunstancias, este territorio se habría repartido hace mucho tiempo. Y de hecho así lo hicieron a principios del s. XX algunas potencias internacionales. A mediados del s. XX, ante las tensiones provocadas, se optó por la cooperación y en 1959 se firmó un tratado internacional. Algunos países persisten en sus reclamaciones territoriales pero la Antártida trasciende el concepto de estado-nación y las reglas globales se aplican al control territorial Todo el continente se utiliza de forma exclusiva para fines pacíficos; es un coto reservado únicamente a científicos y turistas de aventura. Y todo ello se ha podido conseguir gracias al Tratado Antártico, un verdadero acuerdo único para gobernar un lugar sin duda único.

Para más información, consulta el libro de geoPlaneta: Atlas de países que no existen.

Posteado en Grandes viajes, Viaje y aventura | Etiquetado en: , | Comentarios desactivados en Viajar sin fronteras: los no-países

Los 20 destinos más deseados del mundo

Los Doce Apóstoles, Australia © Anu Karthik / 500px

Lonely Planet publica su ‘ranking’ de los 500 lugares que hay que ver al menos una vez en la vida

No es fácil seleccionar entre los miles y miles de lugares que tiene el planeta cuáles son los rincones más bellos, los monumentos más impresionantes o los destinos que no deberíamos perdernos. Cada uno elabora su propia lista de destinos irrenunciables, y Lonely Planet no iba a ser menos. Un equipo de autores de las guías y la comunidad de viajes han hecho el ‘ranking’ de los 500 destinos más deseados del mundo, ordenándolos y señalando por qué merecen estar en esta lista.

1. Templos de Angkor (Camboya)

Angkor Wat, Camboya © Waj / Shutterstock

Casi todos los miles de viajeros consultados han estado de acuerdo en una cosa: los templos de Angkor Wat, en Camboya, merecen figurar en el primer puesto del ‘ranking’. Estos templos envueltos con la jungla camboyana, son el mayor emplazamiento del mundo consagrado al dios Visnú. En medio de un país budista, Angkor Wat es el principal resto del reino hindú que en otros tiempos se extendía hasta Camboya. El lugar es extraordinario y eso que todavía falta mucho para descubrir los más de 1000 templos, tumbas y santuarios que se ocultan en mitad de esta jungla.

2. Gran Barrera de Coral (Australia)

Y tras una maravilla monumental, obra del hombre, le sigue una maravilla natural: los más de 3000 km de arrecifes coralinos que forman una increíble barrera natural frente al la costa noroeste de Australia. Es uno de los lugares del planeta más ricos en biodiversidad  (ballenas, delfines, marsopas, tortugas marinas, serpientes marinas, toda clase de peces… ). Es un paraíso para submarinistas, con un ecosistema apabullante que siempre sorprende al visitante. Los lugares más accesibles para visitar el arrecife son Cairns, Port Douglas y Airlie Beach, en Queensland.

3. Machu Picchu (Perú)

Envuelto en el misterio y con un acceso complicado, todos los viajeros ansían con visitar el Machu Picchu, al menos una vez en la vida. Se alza en un espectacular paisaje andino, pero lo más sorprendente es la historia y el enigma que envuelven este lugar sagrado de los incas. Nadie sabe muy bien qué pasó aquí ¿por qué se construyó? ¿cuándo dejó de estar habitado? La ciudad sigue aferrada a las escarpadas montañas guardando sus secretos. Se accede desde Cuzco y desde aquí en tren hasta el kilómetro 88 y luego se puede hacer el Camino inca.

4. Gran Muralla (China)

Gran Muralla china © Mark Read / Lonely Planet

El cuarto puesto del ‘ranking’ lo ocupa otra muralla sorprendente, esta vez, obra del hombre: la Gran Muralla china. Son casi 9000 kilómetros de muros y fortificaciones que trazan una línea bien visible en los paisajes del norte del país. Se puede acceder por varios lugares: cerca de Pekín nos encontraremos con toda la gloria del imperio, en Gansu podremos ver la precisión militar y en Mongolia Interior la muralla nos hablará de grandes estepas y paisajes solitarios infinitos. Lo más fácil es acceder desde Pekín: Badaling es la versión turística reconstruida.

5. Taj Mahal (India)

Como una preciosa joya, el Taj Mahal es uno de los monumentos que más gusta a los viajeros. Ni es el más grande ni el más grandioso de la India, pero es arquitectónicamente perfecto y lleva siglos atrayendo a los viajeros. La foto delante del Taj Mahal es una de las más recurrentes. Este mausoleo resume a la perfección el ambiente de la corte de los mogoles. Sin embargo, la polvorienta Agra donde se alza el monumento, no es precisamente el lugar más atractivo del país.

6. Parque Nacional del Gran Cañón (EEUU)

Con una profundidad de más de 1 km y más de 360 km de longitud, al Gran Cañón se le considera una catedral de la naturaleza. Este profundo corte en la tierra nos permite contemplar más de 2000 millones de años en forma de capas. EL lugar se ilumina cada tarde con unas puestas de sol impresionantes, pero también podremos verlo envuelto en niebla o en polvo de nieve. El Gran Cañón se puede visitar desde el extremo sur (unos 120 km al norte de Flagstaff en Arizona) o por el extremo norte, más aislado pero con menos infraestructura.

7. Coliseo (Roma, Italia)

Coliseo de Roma © Viacheslav Lopatin / Shutterstock

En este anfiteatro romano se reunían más de 50.000 espectadores cada vez que había un espectáculo: podrían ser gladiadores que luchaban entre sí o se enfrentaban a las bestias salvajes. Hoy siguen llegando miles de visitantes cada día para ver sus restos que siguen transmitiendo el enorme poder de Roma.

8. Cataratas de Iguazú (Argentina- Brasil)

Las cataratas de Iguazú son mucho más grandes de lo que sugiere su nombre en guaraní: Iguazú, “Agua Grande”. Son un espectáculo enorme, grandioso, en medio de la selva subtropical. Los barcos turísticos que recorren sus aguas parecen enanos contemplados desde arriba. Para sacar la mejor foto de las cataratas completas hay algunos lugares a través de la selva.

9. Alhambra de Granada (España)

Esta obra maestra morisca es el gran símbolo de al-Ándalus y el monumento de arte islámico más refinado del mundo. Todo un laberinto de palacios lujosamente decorados, con jardines, fuentes y todo tipo de fantasías que atrae a millones de turistas de todo el mundo. Sus torres dominan el horizonte de Granada, con el telón de fondo de los picos nevados de Sierra Nevada.

10. Santa Sofía (Estambul. Turquía)

Santa Sofía, Estambul © Artur Bogacki / 500px

Santa Sofía es muchas cosas a la vez: iglesia, mezquita y ahora museo. El emperador Justiniano la construyó para ser la catedral más grande del mundo, hace casi 1500 años. Luego fue una mezquita que inspiró la construcción de otras muchas del gran Estambul. En 1935 fue desacralizada y convertida en un museo. Todavía sigue siendo una experiencia espiritual entrar en esta obra de arte de la arquitectura de todos los tiempos.

11. Medina de Fez (Marruecos)

Un laberíntico mercado ocupa el centro medieval de Fez, la tercera ciudad más grande de Marruecos. Estas calles tienen más de mil años de antigüedad: con sus casi 10.000 callejones en las que se pueden encontrar 14.000 construcciones. Hay de todo: madrasas, tiendas de artesanos, mezquitas, riads convertidos en hoteles-boutiques, guías que tratan de llevarte de un rincón a otro… Todo un viaje en el tiempo.

12. Los Doce Apóstoles (Australia)

Las 10 agujas de piedra que se encuentran en la carretera costera del estado australiano de Victoria son una foto imprescindible para cualquiera que visita Australia. Esta carretera, la Great Ocean Road, es una de las más espectaculares del mundo, y estas rocas, que no son 12 como los apóstoles, aunque se llamen así, están a solo unas 4 horas de Melbourne.

13. Petra (Jordania)

Petra, Jordania © Adriano Ongaro / 500px

Indiana Jones llegó a caballo hasta la fachada rosa del Tesoro de Petra y se llevó el Santo Grial. Esto en la ficción pero en la realidad todavía es más emocionante: los nabateos construyeron este lugar extraordinario tallado en las piedras del desierto. Hoy hay multitudes cada día visitando el lugar, pero aún así podremos evitarlas en algún momento y recorrer estos lugares de Jordania rodeados por los fantasmas del pasado.

14. Tikal (Guatemala)

La historia de los mayas es todo un misterio. Todavía no se sabe muy bien por qué decayó esta civilización que dejó yacimientos como Tikal. Los arqueólogos dicen que solo es comparable con Roma por su tamaño y por el poder político que ejerció, y eso que solo se ha excavado el 10% de sus edificios. Todavía queda mucho por investigar bajo la densa jungla. Se puede llegar a Tikal desde Flores, a unos 65 km.

15. British Museum (Londres, Inglaterra)

Todos los que visitan Londres se quedan impresionados por una de las joyas de la Corona, el British Museum, que en sus 260 años de historia ha ido reuniendo piezas de todo el mundo hasta convertirse en el museo más grande y más importante de Europa. Aquí están muchos de los tesoros de las grandes civilizaciones. Además, el continente es tan interesante como el contenido: un gran templo neoclásico que sorprende al visitante con la inesperada cúpula de Norman Foster sobre su gran patio central.

16. Sagrada Familia de Barcelona (España)

Sagrada Familia, Barcelona © Jason Waltman / 500px

Esta obra modernista, inacabada y absolutamente original, es el gran símbolo de Barcelona, su silueta más reconocible en todo el mundo. Casi 100 años después de la muerte de su autor, Antonio Gaudí, este templo expiatorio es más atractivo que nunca, y gran parte del encanto está en una pregunta eterna: ¿cuándo se terminará su construcción? Pues parece ser que en algún momento entre el 2020 y el 2040.

17. Parque Nacional de Fiordland (Nueva Zelanda)

Los visitantes llegan a Nueva Zelanda en busca de naturaleza en estado puro. La guinda de este viaje son sus parques nacionales, algunos casi vírgenes, como el Parque Nacional de Fiordland, la zona de los fiordos de la isla sur.  Nueva Zelanda se separó hace 85 años del antiguo continente de Gondwana y así quedaron aquí algunas especies únicas como el kiwi o el takahe. El paisaje es impresionante, con sus lagos y sus preciosos fiordos, cubiertos de densos bosques. Se llega desde Te Anau, a 2 horas en coche al sur de Queenstown.

18. Santorini (Grecia)

Santorini es la isla más atractiva de las seductoras islas Cícladas. Además de sus playas de arenas rojas y negras, hay acantilados multicolores, yacimientos minoicos (Acrotiri)  y otros atractivos que hacen que todos los cruceros hagan escala aquí y que muchos la elijan para pasar unas vacaciones en el Mar Egeo. Se puede llegar también en ferri desde el Pireo.

19. Islas Galápagos (Ecuador)

Islas Galápagos, Ecuador ©Jess Kraft / Shutterstock

Las Islas Galápagos están muy lejos de todo: son un auténtico paraíso salvaje en pleno Océano Pacífico, 1000 km al oeste del continente americano. Aquí los visitantes se sienten más observados que los propios animales, que superan en mucho a la población. Las islas son una auténtica maravilla de la naturaleza. Cada isla es la cima de un volcán submarino.  Se llega en avión desde Guayaquil, en Ecuador, y hoy por hoy, son uno de los entornos naturales con más cuidado por la protección del medio ambiente.

20. Museum of Old & New Art (Australia)

En este particular ‘ranking’ hecho por los viajeros, están presentes las opiniones y votaciones llegadas de todos los países y de los dos hemiferios. Por eso tal vez sorprende que el primer museo de arte moderno que encontramos no está en Nueva York o en Londres, sino en Hobart, la capital de Tasmania. Se trata del Museum of Old & New Art, un nuevo concepto de museo en el que se puede ver a los delfines jugando en el agua al llegar en lancha. El museo tiene una ubicación única: en el río Derwent. Es un museo ecléctico en el que lo mismo hay puntas de flecha de la Edad de Piedra que obras de arte vanguardista.

Descubre Los 500 mejores lugares para viajar de Lonely Planet y geoPlaneta, la lista definitiva de los destinos más deseados del mundo.

Los 500 mejores lugares para viajar

Posteado en Grandes viajes, Selección Lonely Planet, Viaje y aventura | Etiquetado en: , , | Comentarios desactivados en Los 20 destinos más deseados del mundo

Hoteles para dormir entre libros

b2-boutique-wine-library_04

Los 10 mejores hoteles-biblioteca para viajeros literarios

Para los buscadores de viajes diferentes, dormir entre libros puede ser una experiencia inolvidable y provechosa. Por todo el mundo se abren Library Hotels, es decir, hoteles tematizados en torno a los libros. Algunos de estos hoteles se conforman con ofrecer una buena biblioteca a sus huéspedes o por decorar todos sus espacios en torno a los libros, pero algunos van más allá y en realidad son auténticas bibliotecas. Allí se alojan estudiosos y bibliófilos, pero cualquiera puede probar a pasar una noche entre tinta y papel. Y es que, ¿qué amante de los libros no ha pensado alguna vez en quedarse encerrado una noche en una biblioteca?

The Literary Man, Óbidos, Portugal

literaryman_its-all-about-b

Un antiguo convento del s. XIX, en el pueblo portugués de Óbidos, es probablemente el mayor hotel literario del mundo. The Literary Man cuenta con más de 25 000 libros que crecen día a día y que en breve serán más de 100 000, gracias a los donativos que reciben. Además, todo gira en torno al libro, que decora habitaciones, restaurante y bar. Los clientes pueden leer cualquiera de ellos, y también intercambiarlos o comprarlos si lo desean. Sus 40 habitaciones llevan nombres de autores famosos y en el restaurante los platos evocan obras maestras de la literatura. Todo ello en Óbidos, una ciudad amurallada a una hora de Lisboa, que desde el año pasado ostenta el título de Ciudad Literaria. La experiencia de dormir en el hotel se completa con un festival literario y una decena de librerías que ocupan lugares como la iglesia o una antigua bodega.

The NoMad Hotel, Nueva York, Estados Unidos

En medio de Nueva York encontramos un hotel original tanto en continente como en contenido. El NoMad es una especie de refugio, con una enorme biblioteca que gira en torno a 15 temas. El edificio es además una obra de arte en sí misma, rematado por una torre de cobre y con interiores diseñados en estilo beaux arts por el francés Jacques Garcia. En las habitaciones todo evoca otro tiempo, con baúles de viaje que ocultan minibares y bañeras sobre patas de garra, lo que no impide la más alta tecnología. Son interesantes también su salón victoriano, su atrio y, por supuesto, la biblioteca. Además, su bar-restaurante NoMad es uno de los más codiciados de Manhattan.

B2 Boutique Hotel, Zúrich, Suiza

Este nuevo y peculiar hotel-boutique ocupa una antigua fábrica de cerveza, muy cerca de una de las sedes europeas del gigante Google. Está lleno de elementos seductores, entre los que destaca el estupendo jacuzzi de la azotea, el spa y, sobre todo, un curioso bar-biblioteca con estanterías de 13 m de altura que contienen la friolera de 30 000 libros procedentes de un anticuario local.

Library Hotel, Nueva York, Estados Unidos

libraryhotel_387831-128311_0_0_1400_900_1400_900-rc

Este hotel neoyorkino se inspira en la cercana Biblioteca Pública de Nueva York. Y lo consigue dedicando cada uno de sus pisos a una de las ramas del Sistema Decimal Dewey: ciencias sociales, literatura, filosofía, etc., con más de 6000 libros repartidos entre las habitaciones. La decoración también sigue una temática bibliófila, con paneles de caoba y salas de lectura. Las pequeñas habitaciones, gracias a un inteligente diseño, ofrecen tantas comodidades como una suite. Hay un bar en la azotea que prepara ‘cócteles literarios’ y sirve vino y queso a los huéspedes entre 17.00 y 20.00.

Library Hotel, Koh Samui, Tailandia

Los libros no tienen por qué estar siempre recogidos en estanterías de madera y aires antiguos. Para muestra, el Library Hotel de esta isla de Tailandia, luminoso y futurista, donde además de los iMac que hay en cada habitación (que aquí se llaman “páginas) hay pantallas adornando la cama, con intensidad regulable a gusto de cada uno. Además, aquí todo es blanco con persianas de listones negros para poner el contrapunto. Y por supuesto, una magnífica biblioteca con volúmenes de arte y diseño que aportan una nota de colorido.

Gladstone Library, Hawarden, Reino Unido

A veces las proporciones se invierten y la biblioteca es más importante que el hotel. Es el caso de esta biblioteca del norte de Gales que ofrece además alojamiento. En sus estanterías se alinean más de 250 000 libros consultados por investigadores y curiosos que pueden además alojarse en las 26 habitaciones de su hotel-boutique. Esta mansión inglesa de aires elegantes impresiona primero por su exterior, pero, una vez dentro, por sus libros y por un ambiente único para vivir la cultura y la investigación.

Torre del Visco, Teruel, España

En España existe un maravilloso hotel con los libros como protagonistas. Se llama Torre del Visco y es un elegante y discreto hotel en la comarca turolense de Matarraña. Sus propietarios trabajaron durante muchos años en el mundo editorial y su pasión por los libros se refleja en cada uno de los rincones del establecimiento. Sobre todo en la biblioteca, que cuenta con miles de libros, mapas y publicaciones de todo tipo. En resumen, un exquisito relais chateaux para refugiarse entre libros y alejarse de todo.

Alcove Library Hotel, Ciudad de Ho Chi Minh, Vietnam

alcovelibrary_04-lobby

La moda de los hoteles-biblioteca ha llegado hasta todos los rincones del mundo. Un ejemplo magnífico se encuentra en Phu Nhuan, un distrito de Ciudad de Ho Chi Minh, donde se encuentra el romántico Alcove Library Hotel, un hotel-boutique donde todo está exquisitamente cuidado y la decoración gira en torno a los libros que llenan sus altas paredes de colores con obras para todos los gustos: cultura, ciencia, infantil, viajes…

Salviatino, Fiesole, Italia

En las colinas de Fiesole, junto a Florencia, se encuentra esta lujosa villa italiana del s. XV reconvertida en un hotel de cinco estrellas. Aquí se respira buen gusto, arte y cultura, sobre todo en su sala de lectura, donde el ambiente íntimo y los cómodos sofás de piel invitan a pasar un buen rato entre libros. El hotel tiene 45 habitaciones en un recinto de más de 50 000 m2 de jardines privados que aseguran una total discreción. Completan el cuadro la piscina y las vistas a la Toscana desde su terraza.

Casa Antucura, Tucuyán, Argentina

También hay hoteles literarios en Argentina, como la Casa Antucura de Tucuyán, en el Valle del Uco. Se trata de un hotel íntimo y tranquilo, con solo ocho suites. Llama la atención su impresionante biblioteca, con más de 8000 libros, y su excelente filmoteca. Aquí el principal reclamo turístico son los viñedos del Valle de Mendoza y los vinos de la propia finca, además de una zona de relax y tratamientos corporales, una piscina semiolímpica y unos espectaculares rosales que invitan a pasear y a disfrutar descansar entre lectura y lectura.

Posteado en Grandes viajes, Selección Lonely Planet, Viaje y aventura | Etiquetado en: , , | Comentarios desactivados en Hoteles para dormir entre libros

Nuevo turismo para el futuro inmediato

airbnb_7920234298_72f4eea035_k_www-flickr-comphotosouishare7920234298

Algunas de las tendencias de las que se hablará los próximos meses

Cada año surgen nuevas modas, nuevas tribus de viajeros y formas de hacer turismo que nunca se habían imaginado antes. Algunas de estas fórmulas del nuevo turismo se quedan en nada; otras se convierten en tendencia y terminan siendo asimiladas por la sociedad. ¿Qué se llevará en los próximos meses? ¿Seguirá creciendo el turismo colaborativo? ¿Continuarán reinventándose las agencias de viajes? ¿A qué punto del mapa dirigirán sus miradas los viajeros más aventureros?

Hoteles que se reinventan

miami_16106290666_25a28775da_k_www-flickr-comphotossouthbeachcars16106290666

El intercambio de apartamentos, la llegada de Airbnb y otras fórmulas de alojamiento colaborativo han puesto en alerta a los hoteles. Hay que buscar nuevos productos e ideas creativas que atraigan a los clientes. Por ello, algunos hoteles han optado por tematizarse (hoteles de yoga, de música, solo para mujeres, hoteles-librería, hoteles para veganos, etc.); otros han creado un concepto que va más allá del simple alojamiento y ofrecen un barrio-hotel, con todo tipo de áreas recreativas, servicios, restaurantes, centros comerciales e incluso apartamentos que complementan el hotel. Y por supuesto, están los que han preferido aferrarse a la gama más alta y seleccionar solo servicios hiperexclusivos.

En los hoteles rurales pasa lo mismo: algunos potencian su lado más “natural” y agrario, con huertas propias donde invitan a sus clientes a recoger sus productos para que en el restaurante del hotel se los sirvan lo más frescos posible.

Nuevos barrios en las ciudades de siempre

Está muy bien hacerse la foto delante de la Torre Eiffel o subir a la Estatua de la Libertad, pero lo que ahora está de moda es buscar en las grandes ciudades esos barrios menos conocidos frecuentados por estudiantes y refugio de los artistas. Se impone realizar una segunda lectura de los destinos, más allá de lo obvio, y descubrir la parte más desconocida de los destinos más clásicos. Lo mismo sucede con los países, hay que descubrir ciudades secundarias, menos turísticas y más auténticas. Barrios como Greenwich o Shoredith en Londres, Queens o WIlliansburg en Nueva York, Belleville, el barrio de Edith Piaf, en París o Kreuzberg en Berlín comienzan a ser destinos, igual que Tetuán en Marruecos y Bolonia o Turín en Italia.

Los hoteles no solo son para dormir

tailandia_hotel_2426178891_98d8c9ce7b_b_www-flickr-comphotoslachlanhardy2426178891

La meditación ya no es algo raro que hacen solo unos pocos “hippies” trasnochados o viajeros un ‘poco raritos’. Los hoteles se han dado cuenta de que muchos de sus huéspedes buscan enseguida un rincón tranquilo para practicar yoga, mindfulness o simplemente para meditar unos minutos. No hay que viajar a destinos exóticos; basta con habilitar un rincón en el jardín o dentro del hotel para cuidar la paz interior de sus huéspedes. Cada vez se verán más estos espacios en hoteles de todo tipo.

¡A por los destinos más difíciles!

Ahora que es tan fácil viajar por todo el mundo, los más experimentados buscan y rebuscan en los mapas destinos un poco más complicados donde será más difícil encontrarse con otros turistas. Dejando a un lado países en guerra o con algo grado de peligro, quedan otros que hasta ahora no han formado parte del mapa turístico ni de los folletos. Para huir de lo estándar quedan países como Corea del Norte o Venezuela, o extraños destinos como Chernóbil, que tiene incluso circuitos turísticos para quien no tema a la radiación nuclear, o la Siberia más profunda.

‘Mealsharing’, nuevas redes viajeras para hacer amigos

chefathome_12826147245_6510a6fdf4_k_www-flickr-comphotosxxxdoti12826147245

El mealsharing ha llegado para quedarse. Estas nuevas redes mezclan el interés creciente por la gastronomía en todo el mundo y las ganas de los viajeros por conocer gente y relacionarse con los locales. Redes como VizEat, Eathwith, Cookflat y otras muchas ponen en contacto a los viajeros y a personas a las que les gusta comer, con gente a la que le gusta cocinar y abrir sus puertas a nuevos amigos. Sin duda, una forma diferente de conocer las diferentes cocinas del mundo y pasarlo bien.

Conexión, en cualquier rincón del mundo

Seguiremos hiperconectados… y esto no ha hecho más que empezar porque cada vez se quiere estar más y más conectado, incluso en medio de una selva o un desierto. En hoteles, medios de transporte, e incluso ciudades, el nuevo viajero exige wifi y espacios para cargar los móviles y otros aparatos. Parece ser que os viajeros del siglo XXI no disfrutan del viaje si no tienen batería suficiente y conexión rápida.

El turismo colaborativo

airbnb_16213370189_a123f1baca_b_www-flickr-comphotospunktoad16213370189

Esta línea turística no ha hecho más que comenzar. El turismo colaborativo lleva pocos años pero cada vez hay más propuestas y más originales. Hay algunas redes asentadas y que todo el mundo usa (Blablacar, Airbnb, redes de intercambio de apartamentos, etc.) a las que se sumarán otras. Es difícil anticipar lo que se avecina, pero seguro que las novedades abarcarán todos los campos: desde nuevos seguros hasta servicios especiales de conserjería para los que se alojan en casas particulares o las ya mencionadas redes de mealsharing.

Las neoagencias

Hay quien dice que las agencias de viajes no tienen futuro. Nada más lejos de la realidad. Aunque ya se puedan reservar online hoteles o vuelos, cada vez se aprecian más los buenos consejos y sobre todo que alguien resuelva los trámites más farragosos. Las nuevas agencias son cada vez más especializadas y sus productos también. Las hay de superlujo, que proponen experiencias únicas, o de apuesta por viajar con expertos, desde naturalistas reputados a fotógrafos de naturaleza que acompañan al viajero para explicarle lo que ve. Y la última moda: la inclusión en el viaje de experiencias diferentes y contactos muy especiales con población local, como cenar en la residencia de un noble francés o cocinar con un gran chef en petit comité.

Vuelven las guías en papel

guias_inma-herencia_mg_0829-copia

Y en este panorama que podría augurar el fin de las guías de papel, la tendencia es justo la contraria: se han vuelto a poner de moda y lo más novedoso ahora es confiar en las guías como expertas y prescriptoras. Ahora que ya no se tienen que limitar a dar información exhaustiva y datos minuciosos, y que toda la información sobre reservas, alojamientos, o vuelos está en internet, las guías recuperan la función con la que nacieron: prescribir y ofrecer buenos contenidos. Los viajeros presumen ahora de llevar una guía de prestigio en su equipaje, entre ellas, por supuesto, las de Lonely Planet y geoPlaneta.

Posteado en Tendencias viajeras, Viaje y aventura | Etiquetado en: , , | Comentarios desactivados en Nuevo turismo para el futuro inmediato

Las playas más largas del mundo

Huelva_Mazagon_8727369636_7

Arena a lo grande

¿Sabías que la playa más larga del mundo está en uno de los países menos turísticos del planeta? ¿Te has preguntado alguna vez cuál es la playa más larga de nuestra península? ¿Y en qué lugares de la tierra podríamos caminar durante casi 100 kilómetros pisando arena? Playas hay muchas, pero algunas de ellas parecen infinitas. Estas son las 10 playas más largas del mundo y algunas de las más largas de España y de Europa.

La más larga del mundo: Cox Bazar, Cox, Bangladesh

Banglades_Cox_14442719566_d

Para encontrar la playa más larga del mundo tendremos que viajar a uno de los países que recibe menos turistas en todo el planeta: la superpoblada Bangladesh. Allí se encuentra Cox Bazar, con sus 240 kilómetros de finas arenas bordeando el golfo de Bengala. Está en Chittagong, un lugar famoso también por sus templos budistas, como el monasterio de Khyang Aggameda. Sus habitantes llaman a esta playa Panowa, aunque los ingleses la bautizaron con el nombre de un capitán inglés.

Cohetes de la NASA en Praia do Cassino (Brasil)

La segunda en el ranking de la playa más larga del mundo es la Praia do Cassino, en Brasil. Según el libro Guinness de los récord, con sus 250 km supera en extensión a la playa de Cox Bazar, pero no es real si contamos con las rocas que interrumpen algunos tramos y que su extensión real se limita a la reserva ecológica del Taim. La orilla de la playa se expande hasta la ciudad de Chuy, frontera con Uruguay.

Praia do Cassino es uno de los lugares de vacaciones más antiguos de Brasil: en 1890 comenzó a llenarse de hoteles. En 1966 se hizo conocida en todo el mundo (¡y más allá!) porque sirvió de base a la NASA para lanzar sus cohetes.

90 millas de arenas vírgenes al norte de, Nueva Zelanda

NZ_NinetyMile_3646267019_e7Ninety Mile Beach: su nombre lo indica todo. Son exactamente eso, 90 millas (unos 144 km) de arenas casi vírgenes al norte de Nueva Zelanda, en la península de Aupuri, junto al Mar de Tasmania. Es zona de pescadores, de avistamiento de ballenas y delfines y de dunas en las que se practica el sandboard. Pero además, la playa tiene también su punto mágico y simbólico: su extremo, el Cabo Reinga, considerado por los maoríes como el trampolín desde donde las almas saltan para emprender definitivamente su viaje espiritual.

Cuando la playa es toda una isla: Fraser Island, Queens, Australia

La isla Fraser, en la costa de Queens, en Australia, no es la más larga del mundo (“solo” tiene 120 km) pero Fraser es la isla de arena más grande del mundo, con 1.630 km cuadrados. Los turistas lo saben y han convertido esta isla del Pacífico en un gran destino turístico: hay un bosque interior (Waddy Point) con un magnífico observatorio-mirador sobre la isla, un lago de aguas transparentes, el McKenszie, una inmensa playa para acampar bajo las estrellas y, sobre todo, una enorme riqueza de flora y fauna, en particular de aves. Aquí es fácil observar delfines, tiburones, ballenas jorobadas o el famoso diago. El nombre original de la isla lo dice todo: K’Gari (“paraíso”, en la lengua de los indígenas de Fraser).

Haciendo pie en la Playa del Novillero, México

Mexico_Novillero_3927521303

Lo más curioso de la playa mexicana del Novillero, no es tanto su longitud (82 km) sino su anchura (50 metros) y sobre todo que se puede entrar hasta más de 100 metros mar adentro sin superar el metro y medio de profundidad. Esto, junto con el clima suave y las temperaturas tibias del mar, la convierten en un destino perfecto y en las playas más seguras de México. Por eso acuden muchos visitantes, que quedan definitivamente atrapados por sus bellos atardeceres.

Lujo subtropical en Sunshine, Australia

Golden Beach es uno de los destinos más populares de Australia, sobre todo para los surfistas. En estos 60 kilómetros de arenas hay hoteles de lujo, un clima subtropical, una atmósfera relajada, restaurantes, cafés, boutiques… Y además forma parte de Noosa, uno de los parques nacionales australianos, en Queesland, a unos 120 km de Brisbane.

Muizemberg, la playa de Ciudad del Cabo, Sudáfrica

Sudafrica_8713795008_c8a4c0

Para encontrar la playa más larga de África hay que viajar hasta el final, hasta Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. La playa de Muizemberg se extiende por 32 kilómetros de arena y fue aquí donde comenzó la pasión de los sudafricanos por el surf y donde todavía hoy se siguen concentrando. También acuden muchos escaladores para trepar por sus acantilados y los avistadores de fauna para contemplar a los tiburones blancos que nadan en las aguas de False Bay.

Una playa de agua dulce en Wasaga, Ontario, Canadá

No todas las playas están junto al mar. En los grandes lagos encontramos algunas de las más largas del mundo, como la de Wasaga, en Ontario, que pasa por ser la playa de agua dulce más larga del mundo, con sus 14 kilómetros y su Bandera Azul. Está dentro del parque natural de Wasaga Beach Provincial Park, y su cercanía a Toronto, a menos de dos horas, la ha convertido en un destino turístico especialmente popular entre los canadienses.

Texas también tiene playas: South Padre Island

EEUU_Texas_2779466336_765d2

Texas nos suena a pozos de petróleo en medio de una inmensa llanura, pero este estado gigante de los EEUU también tiene buenas playas y entre ellas algunas larguísimas, como la de South Padre, en las aguas del Golfo de México. South Padre es una isla situada en la punta del estado, unida al continente por un puente de 4 kilómetros. La playa tiene buenos servicios turísticos y ocupa unos 55 kilómetros bordeados por las aguas cálidas y por la laguna Madre Bay.

Caparica, la más larga de Europa

En Portugal encontramos la playa más larga de Europa, la Costa da Caparica, un extenso arenal que ocupa más de 230 km al sur de la desembocadura del Tajo. Es uno de los lugares de veraneo más populares para los portugueses, en particular para los lisboetas, pero hay sitio para todos. Un poco más al sur está la interesante reserva natural de Lagos de Albufeira, un reclamo más para que nos acerquemos a este paraíso natural sin salir de la península.

Playas familiares en Las Landas francesas

Francia_5724833084_8e1ce346

La segunda playa más larga de Europa es la de Landas, en la costa atlántica francesa. Desde la frontera española hacia el norte, se extienden 100 kilómetros de arena y playas que los franceses llaman la Côte d’Argent (Costa de Plata). Es especialmente apreciada por las familias, y sobre todo para los amantes del surf, el windsurf y el kitsurf.

 

Las playas más largas de España

En nuestro país, Doñana ocupa el primer puesto en el ranking de las playas más largas, con sus 28 kilómetros de arenas casi vírgenes. Algo menos (17 km) tiene la cercana playa de Castilla en Almonte. Le siguen las playas nudistas del Cofete (Las Palmas) con 13,7 km de arenas doradas y la de El Terrón, con 12 km, en Nueva Umbría, Huelva, el paraíso de los grandes arenales.

El ranking de las playas más extensas se completa con las playas de L’ Astillero, en Vilaassar de Mar (Barcelona), con 9,5 kilómetros, Mazagón (Palos de la Frontera, Huelva) con 9 km, la de Carnota, en plena Costa da Morte gallega, con 6.5 kilómetros, la nudista Punta del Fangar, con 6,5 kms, en Deltebre (Tarragona), la de Punta Entinas Sabinar,6,35 km entre El Egido y Roquetas de Mar, en Almería y en el top 10 la playa de Sant Pere Pescador, en Girona, con sus  6,3 km sobre los que sobrevuelan las velas de kitsurf.

Posteado en Selección Lonely Planet, Viaje y aventura | Etiquetado en: , , | Comentarios desactivados en Las playas más largas del mundo

10 consejos para hacer vídeos de viaje

© Mr.TinDC - www.flickr.com/photos/mr_t_in_dc/4376801881

Hacer buenos vídeos de viaje en la era de Youtube, resulta imprescindible . Y no basta con sacar buenas imágenes: hay que contar una historia que transmita nuestra experiencia y la sensación al que lo contempla de que él también está viajando.

Con las nuevas cámaras e incluso con los smartphones, la parte técnica está casi asegurada. El software de edición hoy es más accesible que nunca y en cuanto a nuestro público, basta con moverse bien por las redes. Pese a todo, no es fácil crear vídeos originales y divertidos. Estos son algunos consejos sobre composición, creatividad y trucos de edición para convertir nuestro vídeo de viaje en un éxito.

 

1-LA MEJOR CÁMARA PARA VIAJAR

© Luis Hernandez - www.flickr.com/photos/d2k6/4645195688

Cualquier cámara puede ser buena para hacer vídeos de calidad. Por un lado están las cámaras réflex digitales (cámaras DSLR), que aseguran vídeos de gran calidad, incluso las más económicas. La ventaja es que pueden completarse con todo tipo de objetivos, como un zoom de rango medio: el de distancia focal de 24-105 mm  es el más versátil.

Pero si lo que nos interesa es compartir nuestros vídeos en redes sociales, lo mejor es un iPhone 6 con la máxima memoria (132 GB). Si instalamos la aplicación iMovie, podremos editar los vídeos en el momento de una forma muy sencilla y subirlos de inmediato a cualquier red social. Y en Android hay muchos modelos y versiones equivalentes.

El consejo más básico, sea cual sea el smartphone que elijamos: filmar en modo paisaje (con el teléfono en horizontal) para que el formato final del vídeo sea el mejor.

2-PLANIFICAR: LA MITAD DEL ÉXITO

¿Para qué queremos hacer un vídeo? ¿Cómo recuerdo? ¿Para compartirlo en redes sociales? ¿Para que nos sirva de promoción de nuestro trabajo? Es importante saber lo que queremos antes de empezar a filmar sin ton ni son. E incluso antes de comenzar nuestro viaje. Así será más fácil llevar el equipo adecuado. También es conveniente pensar previamente si queremos ser nosotros los protagonistas, si vamos a contar con “compañeros” de viaje, si lo haremos en plan selfie, con voz en off o con banda sonora. No está de mas hacer una prueba previa para saber el tono y el tipo de vídeo de viaje que queremos.

Si no vamos a ser nosotros quienes filmemos, debemos asegurarnos que la persona que lo haga tenga unas mínimas nociones de composición y conozca bien el material con el que trabaja.

Las decisiones que tomemos antes de empezar determinarán el aspecto final del vídeo, así que dedicar tiempo a la planificación es un esfuerzo que merece la pena.

3-LOS ACCESORIOS

© Jonathan Assink - www.flickr.com/photos/flyingdutchphotos/2290234597

Trípodes, baterías extras, cámaras accesorias, bolsas y fundas… antes de ponernos en camino, es bueno reflexionar sobre qué, cómo y dónde vamos a filmar. Las condiciones de temperatura y lluvia, el tiempo que vamos a estar sin poder conectarnos a una fuente de energía o el tipo de vídeo que queremos grabar, pueden condicionar los accesorios que debemos de incluir en la mochila. Un buen consejo para planificar qué accesorios llevar es poner por escrito el itinerario previsto y hacer una lista previa de localizaciones y lugares o elementos interesantes.

Por ejemplo, si vamos a estar días completos fuera, habrá que llevar un par de baterías extra. Existen opciones excelentes, como los cargadores solares Goal Zero y sus baterías, que se cargan sobre la marcha.

También hay que pensar en cómo transportar la cámara y el equipamiento, sobre todo si vamos a filmar en terrenos complicados y con una cámara más o menos profesional: merece la pena invertir en una buena mochila para cámara, y a ser posible elegir una con cinturón lumbar, sujeciones para trípodes y refuerzo para la espalda.

Si viajamos a un lugar muy húmedo deberemos llevar bolsas o fundas estancas para cámaras digitales; si planeamos escenas de acción, no estará de más invertir en una cámara GoPro, pequeñas, ligeras y fáciles de llevar. Estas cámaras nos permitirán crear vídeos muy dinámicos.

4-COPIAR, LO MÁS SEGURO

Nuestro vídeo puede ser probablemente el recuerdo más valioso que nos traigamos de un viaje. Protegerlo es vital. La tarjeta puede fallar, nos pueden robar la cámara, se nos puede estropear… es importantísimo guardar siempre una copia de los archivos, al menos, en dos sitios, y no en tarjetas de memoria que se estropean fácilmente tras un uso reiterado. Podremos utilizar para ello muchos proveedores de almacenamiento online (iCloud, Dropbox o Flickr, por ejemplo), pero subirlos y almacenar archivos grandes, con el tiempo, será caro, así que esta opción no es la más práctica si se usa cámara digital.

Una buena opción es llevarnos un lector de tarjetas potente e incluso dos discos duros todoterreno, que resistan bien el viaje. También hay que elegir la resolución con la que se va a filmar. En la mayoría de las cámaras digitales, una tarjeta de 16 GB permite filmar 44 min en HD. Más vale que sobre que no que falte, así que mejor calcular el espacio que necesitaremos. Y para organizar el trabajo de edición, lo mejor es ir haciendo una lista con lo que contiene cada tarjeta.

5-CUANDO NO HAY BATERÍAS

© César - www.flickr.com/photos/simbiosc/17172217021

Si no viajamos por circuitos estrictamente turísticos puede que nos encontremos con zonas en las que no hay fuentes de energía. Hay que prever soluciones, como llevar muchas baterías cargadas de repuesto para las cámaras digitales (y muchas tarjetas de memoria) y aprovechar cualquier oportunidad para cargarlas.

Si llevamos un disco duro externo para guardar copia de lo filmado, que sea uno de los que se cargan directamente con un ordenador portátil; así, mientras el portátil tenga batería, se podrá ir guardando archivos.

Cuando no hay electricidad a mano, siempre podemos ir a un café local o a un vendedor que cargue teléfonos móviles, teniendo siempre cuidado con los equipos, que pueden ser muy tentadores, y permaneciendo junto a él mientras se carga.

Si viajamos por zonas donde cargar la batería es complicado, deberemos tener un especial cuidado con gastarla filmando cualquier cosa. La batería se convierte en algo muy valioso y puede pasar que cuando realmente lleguemos a la escena perfecta, comprobemos que hemos agotado la batería filmando cosas sin importancia.

6-EL AUDIO TAMBIÉN ES IMPORTANTE

A veces se olvida que el audio es tanto o más importante que la imagen en un vídeo atractivo de viajes. A veces, un buen sonido vale más que muchas imágenes y un mal audio puede estropear una filmación. Al contrario: con un buen audio podemos superponer imágenes buenas sobre las malas y conseguir un buen resultado.

Consejo básico: mantener siempre la cámara cerca de la persona que habla y, si es posible, hacer una pequeña prueba antes de filmar la versión final.

Si filmamos con cámara digital o con un smartphone, hay que procurar que cualquier sonido que se quiera capturar se halle a menos de 10 metros de la cámara; si no, tendremos que llevar un micrófono, de los que se  conectan directamente a la cámara y no necesitan batería. Con ellos, el audio se sincroniza de forma automática en la postproducción.

7-EVITAR EL ZOOM

© sankar govind - www.flickr.com/photos/sarego/5472773020

Un vídeo no es lo mismo que una fotografía. Conviene tenerlo en cuenta y no caer en la trampa de utilizar el zoom como si fuera una cámara de fotos, para acercarnos a las personas y objetos sin movernos. Si utilizamos este recurso en un vídeo, marearemos al espectador. Si queremos imágenes de cerca, tendremos que acercarnos nosotros. Hay excepciones, como los eventos deportivos, o las zonas restringidas de los museos, pero la regla general será no usar el zoom al filmar.

Hay que tener en cuenta que técnicamente, cuanto más utilicemos el zoom, menos estable será la imagen y el vídeo puede salir movido o borroso. Con filmar un plano general, parar la grabación y filmar un primer plano ya es suficiente. Así evitaremos mareos entre los espectadores y obtendremos un resultado más profesional. Para acercarse al sujeto mientras se filma hay que procurar no perder de vista la acción. Para ello son interesantes los accesorios de las GoPro, como el arnés de pecho, que viene a ser el estabilizador de imagen más económico del mercado.

8-‘TIME-LAPSE’ PARA ACELERAR SECUENCIAS

El time-lapse es uno de los efectos que más aparece en los vídeos no profesionales y en Youtube, no sólo en los vídeos de viaje. Consiste en tomar un montón de fotografías durante un período de tiempo determinado y después montarlas creando una secuencia que aparece acelerada.

Si elegimos un lugar con mucho movimiento (por ejemplo un cruce de semáforos, un desfile o un festival de música), el time-lapse parecerá un conjunto de imágenes trepidantes y frenéticas. Si se elige un elemento que se mueva con lentitud (una puesta de sol, por ejemplo), el time-lapse dará fluidez al movimiento.

Siempre hay que usar trípode: cualquier leve temblor estropea un time-lapse. Con una cámara digital hay que usar el enfoque manual, y tener en cuenta la exposición: si se filma de noche, hay que usar un número f bajo para que la cámara capte toda la luz posible. Los intervalos de tiempo dependen del elemento que se filma. Lo ideal es experimentar para descubrir qué intervalos se ajustan mejor a lo queremos conseguir, pero estos son los intervalos recomendados:

* Intervalos de 1 segundo: tráfico, multitudes

* Intervalos de 3 segundos: nubes, puestas de sol

* Intervalos de 15-30 segundos: movimientos celestes, el sol desplazándose por el cielo

* Intervalos de 2 minutos o más: edificios en construcción, plantas que crecen

Con un iPhone 8 o superior se pueden filmar vídeos en time-lapse, generalmente filmando a intervalos de 0,5 segundos, aunque el tiempo del intervalo depende de la duración de la filmación.

9-CÓMO CONVERTIRSE EN ‘VÍDEOBLOGUER’ DE ÉXITO

© Cristian Borquez - www.flickr.com/photos/seo2/962105847

No es fácil competir y sobresalir en el universo creciente de los ‘vídeobloguers’. Entre los cientos de miles que muestran su trabajo en la red, sobresalen los que saben cómo comunicarse de forma convincente y natural con su público, y los que muestran su personalidad. El estilo propio se valora especialmente, pero hay consejos muy básicos que pueden servir a todos:

Hablar al objetivo para establecer contacto visual con el espectador, mirarle como si fuera un amigo al que le estemos contando algo.

No preocuparse por el guión perfecto, hacerlo como si hablásemos con un amigo de verdad, riéndonos, parándonos e incluso haciendo el ridículo. Cuanto más auténtico parezca, mejor.

Ser honesto. Un buen ‘vídeobloguer’ de viaje debe contar no solo lo que resulta maravilloso, sino también lo que no lo es: experiencias desagradables, cosas que no coinciden con lo que esperábamos.  Este tipo de información resulta especialmente interesante y da credibilidad.

Ser animado y convincente: no se trata de actual pero si exageramos un poco nuestro estado de ánimo, haremos que nuestro mensaje sea más entretenido. Hay quienes optar por hacer el payaso, otros sencillamente por exagerar un poco su estado de ánimo.

Descubrir el ángulo de cámara más favorecedor, el contrapicado, e intentar usar un objetivo lo más ancho posible. Conviene combinar varios tipos de planos: planos cortos, largos, medios; planos completos, primeros planos … A la gente le gusta ver algo más allá de una cara: dónde se mueve, cómo va vestido…

Hablar lo más normal posible. Jugar con voz en off y en directo puede quedar muy bien si se sabe hacer.

10-LOS PRIMEROS PASOS PARA HACER UN VÍDEO DE VIAJES

Solo hay que empezar a grabar, probar, probar y así hasta conseguir el resultado que queremos. Un primer consejo que a veces se olvida: si utilizamos un smartphone como cámara, hay que activar el modo avión antes de empezar a filmar para evitar que entren llamadas telefónicas que nos interrumpan.

Luego tendremos que definir qué queremos filmar, quien hablará y va a ser en plan selfie o no. Y una vez resuelto eso, proponemos algunas tomas básicas:

  1. Un buen plano de partida, que sitúe al espectador y que nos sirva luego para poner un título al proyecto en la fase de postproducción.
  2. Definir la escena inicial, que será la que muestre cómo vamos a contar nuestra historia. Conviene mostrar emociones (buenas o malas) para establecer una relación emocional y afectiva con el espectador.
  3. Filmar muchas, muchas secuencias de lo que nos rodea y de las aventuras cotidianas que vivamos en nuestro viaje. Y para ello hay que mantener siempre la imagen durante, al menos, cinco segundos. Si se hace un barrido de izquierda a derecha se necesitará muy buen pulso o un pequeño trípode. Después podremos usar una voz en off para estas secuencias, o superponer las imágenes al sonido de otros fragmentos.
  4. Si es posible, aprovechar cortes de voz de breves entrevistas que hagamos durante el viaje con personajes locales o con otros viajeros, para que el vídeo sea más animado.
  5. Recapitular al final experiencias, reflexiones y emociones, y, a modo de broche final, añadir un guiño al siguiente capítulo, si queremos que este sea solo el principio de nuestra carrera como ‘vídeobloguer’. Es bueno dejar al espectador con ganas de más.

Estos consejos y otros muchos otros para aprender hacer el mejor vídeo de viajes en la nueva guía de Lonely Planet Los mejores consejos de vídeo“.

Posteado en Tendencias viajeras, Viaje y aventura | Etiquetado en: , , | Comentarios desactivados en 10 consejos para hacer vídeos de viaje

Vacaciones en la costa de Croacia

Kornati © Josef Grunig - www.flickr.com/photos/josefgrunig/9700243432

Croacia tiene una de las costas más impresionantes del Mediterráneo, cuenta con todo: islas, playas, ciudades amuralladas, visitantes célebres… y buena vida por doquier. Al fondo están las montañas, y enfrente, unas espectaculares aguas cristalinas. Esta ruta, de norte a sur, lleva hasta todas las maravillas de la costa de Croacia, desde las calas escondidas de Istria hasta islas como las de la bahía de Kvarner.

Un paseo desde Istria a Dubrovnik

Rovinj © Nick Savchenko - www.flickr.com/photos/nsavch/20170635462

Desde Porec, en Istria, hasta la turística Dubrovnik, se puede pasar dos semanas recorriendo lugares extraordinarios: como Porec, con su admirable Basílica Eufrasiana, Patrimonio Mundial y uno de los ejemplos de arte bizantino más bellos de Europa. O como la costa de Istria y su joya de la corona, Rovinj, de calles empinadas y plazas. Otra parada inevitable es Pula, con sus ruinas romanas y su anfiteatro del s. I junto al puerto. También es más que recomendable parar en Opatija, la vieja ciudad de veraneo de los Habsburgo, para dar un paseo a lo largo de su elegante paseo marítimo, con magníficas vistas de la costa de Kvarner. O en la cercana Rijeka, la tercera ciudad de Croacia y animado puerto desde donde salen los catamaranes que llevan a Rab, con sus antiguas callejuelas de piedra y sus campanarios.

Y hay mucho más: la histórica Zadar, con sus museos, iglesias, cafés y bares, la bulliciosa Split, más al sur, con su maravilloso Palacio de Diocleciano, la elegante isla de Hvar y, por supuesto, Dubrovnik, animada siempre y con un casco antiguo que no se podrá olvidar. El punto final puede ponerlo una escapada a la cercana isla de Mjet, donde se descubrirá un parque nacional, tranquilo y adornado por unos bellísimos lagos.

Murallas y recintos medievales

Trogir © Nick Savchenko - www.flickr.com/photos/nsavch/20611290808

Las ciudades amuralladas de la costa croata se levantaron para protegerse de los frecuentes ataques que sufrían. Hoy en día aquellas sólidas murallas del pasado se han convertido en un elemento espectacular, un bastión desde el que contemplar el mar Adriático. En el interior de las murallas que se conservan, se resguardan preciosos laberintos de calles medievales.

Dubrovnik es, sin duda, la ciudad amurallada más famosa, pero hay otras muchas, como Trogir, al oeste de Split, en una pequeña isla unida al continente por puentes. La misma Split cuenta con su fortaleza, levantada sobre el palacio imperial romano, y el casco antiguo fortificado de Sibenik trepa por una colina hasta un imponente castillo, mientras que en Ston las fortificaciones se extienden por las montañas de la península de Pejesac.

Entre las más bellas y cada vez más reconocidas por los viajeros internacionales, están Rovinj, que fue en otros tiempos una isla, o Zadac. En las islas también se encuentran impresionantes recintos amurallados, como Cres, Krk, Rab, Pag y Korcula.

Cómo escoger una isla croata

Krk © Tomislav Mavrovic - www.flickr.com/photos/tomislavmavrovic/4875365799

Elegir una sola isla para perderse en Croacia es difícil: hay exactamente 1244, y son de todo tipo, desde farallones rocosos que surgen del mar hasta grandes islas pobladas y cultivadas. Entre las más grandes, Krk y Pag, que están unidas al continente por puentes y ofrecen un original estilo de vida isleño.

A las islas más populares se llega en ferri y en algunas de ellas hay se forman “atascos” en los meses de verano. Lo mejor para recorrerlas en esta época es alquilar una moto o lanzarse a caminar. Las islas más pequeñas, como las Kormatis, son perfectas para mochileros. Y los navegantes tienen un paraíso en estos mares donde se puede recalar en infinidad de bahías.

Playas croatas: Mediterráneo en estado puro

Isla de Brac © Nick Savchenko - www.flickr.com/photos/nsavch/20785918360

Y si hay miles de islas, también hay centenares de playas a lo largo de los 600 km de costa croata (que en realidad son 1778 km si se tienen en cuenta la multitud de calas, bahías e islas que forman el intrincado laberinto del litoral adriático croata.

No se trata de largas playas de arena sino de calas recoletas, rodeadas de matorral, olivos o pinos. En todas destaca la claridad y el color del mar, a veces verdoso y otras veces azul aguamarina. Hay casi un centenar de playas con bandera azul, la mayoría en Istria y en la zona de Kvarner. Con sus aguas claras y cálidas, son un reclamo irresistible para los millones de turistas que cada año eligen estas playas.

Buceo y submarinismo en Croacia

Submarinismo en Croacia © Anders Finn Jørgensen - www.flickr.com/photos/andersfinn/1043839908

Para los aficionados al buceo Croacia se ha convertido en un destino a tener en cuenta. Hay dos tipos de inmersiones: las que buscan los naufragios (los hay de barcos de la Antigüedad, y también pecios de la II Guerra Mundial), y los que prefieren nadar entre peces. Entre los destinos más populares: los pecios del Taranto (cerca de Dubrovnik) y del Rosa (Rab), el arrecife Margarita (frente a la isla de Susak) y las aguas que rodean las islas Brac, Vis, Dugi Otok y Losinj.

La imprescindible Dubrovnik

Dubrovnik © Marcus Saul - www.flickr.com/photos/marcussaul/15040434256

Pero la joya de la corona de la costa croata es sin duda alguna Dubrovnik. Todos quieren visitarla, todos los cruceros hacen escala aquí y hay meses en que las oleadas de turistas invaden sus calles. A pesar de ello, todo el mundo queda impactado por la belleza del casco antiguo de Dubrovnik. Desde el mar, o desde la altura, la visión es la de un conjunto compacto de tejados de terracota encerrados entre murallas que penetran en el mar. De cerca, sus calles de mármol impresionan cuando se recorren. Es el punto culminante de cualquier viaje por Croacia.

Para conocer mejor la costa de Croacia, se puede consultar la guía Lonely Planet de Croacia.

Posteado en Escapadas, Viaje y aventura | Etiquetado en: , , , | Comentarios desactivados en Vacaciones en la costa de Croacia

10 ideas para ser un viajero ‘low cost’

© Sonny Abesamis - www.flickr.com/photos/enerva/1447313470

Viajar con poco dinero y mucha imaginación

Ser un buen viajero ‘low cost’ tiene sus pros y sus contras. Hoy se puede viajar por muy poco dinero a buena parte del planeta siempre que se esté dispuestos a seguir algunas reglas básicas pero imprescindibles.

1. Saber renunciar a los extras

No se puede ser ‘low cost’ y quererlo todo. Antes de ponernos en marcha tendremos que saber renunciar a muchas cosas: restaurantes de moda, consumiciones en los carísimos bares de los aeropuertos o a bordo de los aviones. También tendremos que olvidarnos de pagar extras como la reserva de asiento o algunos seguros. Lo mejor será  fijar de antemano nuestro presupuesto e intentar no salirnos de él. Cada vez es más fácil: hay líneas aéreas ‘low cost’, hostels, alojamientos privados, intercambio de casas, couchsourfing y todo tipo de plataformas para intercambiar servicios de particular a particular. Corren buenos tiempos para viajar con poco dinero.

2. Comparar, comparar y comparar… antes de comprar

© Sonia Belviso - www.flickr.com/photos/soniabelviso/7243965740

Los buscadores son el gran aliado del viajero ‘low cost’. Con ellos puede conocer en pocos segundos los mejores enlaces y las mejores tarifas, qué aeropuertos pueden resultar más cómodos para las escalas o qué extras incluye cada vuelo. ¡Atención con los cargos adicionales de las tarifas (asignación de asientos, seguros opcionales, etc)!. Imprescindible imprimir las tarjetas de embarque si no queremos llevarnos un disgusto.

Si dedicamos un poco de tiempo y mucha atención a indagar en buscadores podremos encontrar buenos vuelos, hoteles, casas particulares, alquileres de coches…. Y uno se pregunta ¿qué hacíamos antes de que existieran los buscadores?

www.skyscanner.es www.trabber.es www.kayak.es www.momondo.es
www.jetcost.es www.hostelword.es www.hostels.com www.hostelbookers.com

3. El equipaje, cuanto más pequeño mejor

Hay uno de esos consejos viajeros que vale ahora más que nunca: llevar solo el equipaje que uno pueda trasladar por si mismo. En realidad, el precio del equipaje extra nos ayuda a tomar la decisión: llevar una maleta o mochila de menos de 10 kilos, en la que caben cómodamente todo lo que necesitamos para una semana y hasta 10 días. Y por supuesto, no meter nada que pueda ocasionar problemas, sobre todo para no tener que facturar.

4. Llevar solo lo necesario: olvidarse de los “por si acaso”

© Matthias Ripp - www.flickr.com/photos/56218409@N03/15766272989

Un buen equipaje ‘low cost’ es aquel que solo incluye lo imprescindible aunque dependerá del destino y de la época del año. Con dos o tres camisetas, un jersey, algo para la lluvia, ropa interior y calzado de repuesto, se puede viajar sin problemas. Imprescindible llevar la ropa más pesada puesta (pantalones vaqueros, abrigo y botas) y meter en la maleta solo lo básico para el aseo, en envases pequeños y sin incluir líquidos. A no ser que te vayas al fin del mundo, en el destino podrás encontrar todo lo que necesites. Y por supuesto, mejor olvidarnos de llevar el secador del pelo y otros aparatos voluminosos.

5. Tecnología: cuanta menos, mejor

Ipad, portátil, eReader, Smartphone… nos parece imposible renunciar a todos los accesorios electrónicos que forman parte de nuestra vida diaria, pero un viajero ‘low cost’ no puede ir cargado con todos ellos. Hay que renunciar a algo. Habrá que escoger o móvil, en todo caso la tablet, y nada más. Ya encontraremos otros recursos en el camino para estar conectados. Atención con las tarifas de móvil para no llevarnos una sopresa.

6. Llevar a mano lo imprescindible

Para las situaciones difíciles, por ejemplo que perdamos un vuelo o que tengamos que hacer escalas muy largas, conviene llevar a mano un “kit” básico con lo imprescindible, cosas que no merece la pena meter en la maleta: un saco, un cojín hinchable, algo para la higiene personal, el cargador del móvil, los documentos, el móvil, las tarjetas y las medicinas imprescindibles. También habrá quienes necesiten tener siempre a mano algo de lectura o un antifaz para dormir.

7. Compartir para ahorrar

© Fe Ilya - www.flickr.com/photos/renneville/3106309871

Son buenos tiempos para el turismo colaborativo: internet y las plataformas de intercambio nos permiten cambiar todo tipo de servicios en cualquier rincón del planeta. Al principio fue el alojamiento (intercambio de viviendas, alojamiento a cambio de trabajo, couchsurfing…) pero esto fue solo el inicio de una forma de viajar: coches compartidos, visitas guiadas por las ciudades con guías locales voluntarios o experiencias únicas. Las plataformas de intercambio nos permitirán contactar directamente:

www.couchsurfing.com www.blablacar.com www.airbnb.es

8. Fuera de temporada

Evitar las temporadas altas siempre es una forma de reducir gastos. Pero además, si escogemos aeropuertos secundarios (y destinos secundarios) podremos encontrar verdaderos “chollos”. A cambio, habrá que resignarse a viajar a contracorriente del resto del mundo, a volar de madrugada o a no poder aprovechar el fin de semana completos. Pero la recompensa será poder conocer destinos increíbles por muy poco dinero.

9.  Descubrir otros aeropuertos

No es fácil encontrar “chollos” para volar en temporada alta a Nueva York o París. Tal vez si buscamos otros aeropuertos secundarios, tengamos una oportunidad. Desde ellos tendremos que hacer largos traslados en autobuses o pagar por un taxi más de lo que nos ha costado el vuelo, pero merece la pena. Un rastreo de aeropuertos secundarios nos hará descubrir ciudades en las que tal vez no habíamos pensado (Lyon, Toulouse, Agadir, Cracovia, Mancherter, Berna… y tantas otras).

10. Comidas ‘low cost’

© David Woo - www.flickr.com/photos/mckln/3449316239

También se puede aplicar la filosofía ‘low cost’ al capítulo de la comida. Desde comprar en los supermercados o mercados locales y organizarnos un buen picnic en un bonito parque, o una cena en la habitación, hasta hacer un contundente desayuno que nos permita aguantar hasta la cena (con algún café o tentempié, a mediodía). Siempre será más barato que una comida o una cena. El brunch o la merienda de toda la vida son muy recomendables para sustituir a las comidas más formales y siempre son más baratos.

Más ideas para viajar low cost, en La biblia del viajero de Lonely Planet y geoPlaneta.

Posteado en Viajar barato, Viaje y aventura | Comentarios desactivados en 10 ideas para ser un viajero ‘low cost’

100 años de Parques Nacionales

Parque Nacional de la Caldera de Taburiente © RD_Elsie - www.flickr.com/photos/25168691@N06/18169856581

15 espacios naturales imprescindibles

La Red de Parques Nacionales de España celebra sus 100 años este 2016. España fue uno de los primeros países en crear Parques Nacionales y desde 1916 ha declarado 15 espacios naturales.

1. Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (Huesca)

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido © Guillén Pérez - www.flickr.com/photos/mossaiq/14691206437/

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, declarado como tal en 1918, es también Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Dominado por el macizo de Monte Perdido (3355 m) , con las cimas de las Tres Sorores, desde las que parten los valles de Ordesa, Pineta, Añisclo y Escuaín. La gran variedad de paisajes va desde los verdes valles a la aridez de las zonas altas, incluyendo barrancos, cascadas y cañones.

Más información del parque aquí.

2. Parque Nacional de Sierra Nevada (Granada)

El Parque Nacional de Sierra Nevada representa la media y alta montaña mediterránea, en la que viven más de 2000 especies vegetales y animales únicos. Es uno de los paisajes más espectaculares de la península, sobre todo cuando se contempla desde la Alhambra de Granada.

Más información del parque aquí.

3. Parque Nacional de los Picos de Europa (Asturias, Cantabria y León)

Parque Nacional de los Picos de Europa © Marcus Hansson - www.flickr.com/photos/marcus_hansson/14659647498

El Parque Nacional de Picos de Europa ocupa más de 67 000 hectáreas entre Asturias, Cantabria y León, y seguramente es uno de los más conocidos de España. Declarado en 1918 como montaña de Covadonga y posteriormente ampliado, representa la mayor formación caliza de la Europa atlántica. Entre  bosques, glaciares, lagos y picos de más de 1000 metros viven corzos, lobos, rebecos y osos.

Más información del parque aquí.

4. Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama (Madrid y Segovia)

El Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama forma parte del Sistema central y es el último parque que se ha incorporado a la Red. Destacan las lagunas glaciares, los circos, los roquedos graníticos, los grandes pinares y los ecosistemas de alta montaña. Al encontrarse tan cerca de Madrid, es uno de los parques más concurridos.

Más información del parque aquí.

5. Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici (Lérida)

Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici © Guillén Pérez - www.flickr.com/photos/mossaiq/15513203472

El Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici se encuentra entre las comarcas de Alta Ribagorça, Pallars Sobirá, Val d’Aran y Pallars Jussà de Lérida. Es un buen ejemplo de la acción de los glaciares del Cuaternario y de los ecosistemas de la alta montaña de los Pirineos. Entre valles, lagos, cascadas y montañas viven especies como el pito negro, el urogallo o el quebrantahuesos. Els Encantats y el lago de Sant Maurici, impresionan.

Más información del parque aquí.

6. Parque Nacional de Cabañeros (Ciudad Real y Toledo)

El Parque Nacional de Cabañeros que ocupa una parte de los Montes de Toledo, es resultado de un movimiento de protesta ciudadano y de organizaciones ecológicas ya que inicialmente iba a ser un campo de tiro militar. Es el mejor representante del bosque mediterráneo en el que habitan ciervos, corzos, jabalíes, grandes rapaces, cigüeñas negras y otras especies en peligro de extinción.

Más información del parque aquí.

7. Parque Nacional de Doñana (Huelva y Sevilla)

Parque Nacional de Doñana © Calvin Smith - www.flickr.com/photos/calvinsmith/23022946650

El Parque Nacional de Doñana, un espacio de dunas, bosques y marismas entre las provincias de Huelva y Sevilla, está considerado como la mayor reserva ecológica de Europa. En el parque habitan especies en peligro de extinción, como el lince ibérico o el águila imperial y gran cantidad de aves acuáticas, sobre todo en invierno, dada que su situación privilegiada: entre el Mediterráneo y el Atlántico, y entre dos continentes.

Más información del parque aquí.

8. Parque Nacional de Monfragüe (Cáceres)

El Parque Nacional de Monfragüe, entre Plasencia, Trujllo y Cáceres, fue el primer espacio protegido de la comunidad de Extremadura. Sus paisajes son incomparables y es un santuario para los buitres, alimoches, águilas imperiales, cigüeñas negras y otras aves.

Más información del parque aquí.

9. Parque Nacional de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real)

Parque Nacional de las Tablas de Daimiel © Guillén Pérez - www.flickr.com/photos/mossaiq/8995600044

El Parque Nacional de las Tablas de Daimiel es un gran humedal que se encuentra donde confluyen el río Guadiana y el Cigüela, en la provincia de  Ciudad Real. Es el más pequeño de los parques nacionales de España y es el último representante de las tablas fluviales, ecosistema que antaño dominaba la llanura central de la Península Ibérica.

Más información del parque aquí.

10. Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia (Pontevedra y A Coruña)

El Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas lo conforman las islas Cíes, Sálvora, Ons y Cortegada (desde la ría de Vigo hasta Arosa). En tierra hay preciosas playas, dunas y acantilados, pero lo más impresionante está bajo el mar .

Más información del parque aquí.

11. Parque Nacional de Garajonay (La Gomera)

Parque Nacional de Garajonay © Josevi11 - www.flickr.com/photos/125764255@N04/18283215886

El Parque Nacional de Garajonay es uno de los cuatro parques nacionales de las Islas Canarias. Sus bosques de laurisilva ocupan el corazón de la isla de La Gomera. Es un paraíso selvático, uno de los últimos vestigios de las antiguas selvas subtropicales. Lo más llamativo del parque son la existencia de espectaculares monumentos geológicos, como Los Roques y sus muchas especies endémicas.

Más información del parque aquí.

12. Parque Nacional del Teide (Tenerife)

El Parque Nacional del Teide es el más antiguo de los parques nacionales de las Islas Canarias y también el más grande. El Teide, un enorme volcán que es también el pico más alto de la Península (3719 m), destaca entre el extraordinario paisaje volcánico.

Más información del parque aquí.

13. Parque Nacional de Timanfaya (Lanzarote)

Parque Nacional de Timanfaya © Andrés Nieto Porras - www.flickr.com/photos/anieto2k/25411490706

El Parque Nacional de Timanfaya es un bello desierto desolado que ocupa más de 5 hectáreas de la isla de Lanzarote. Es resultado de fenómenos volcánicos recientes y llama la atención por sus colores de tonos negros y rojizos salpicados por manchas de colores de las distintas especies liquénicas. Son especialmente interesantes sus animales y endemismos vegetales.

Más información del parque aquí.

14. Parque Nacional de la Caldera de Taburiente (La Palma)

El Parque Nacional de la Caldera de Taburiente es también de origen volcánico, con crestas de más de 2000 metros, pero curiosamente llama la atención por los grandes recursos híbridos, superficiales y subterráneos, que aparecen y desaparecen formando ríos y cascadas coloridas. Es el espacio más emblemático de la isla de La Palma.

Más información del parque aquí.

15. Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera (Baleares)

Cueva Azul, Cabrera © Iñaki Pérez de Albéniz - www.flickr.com/photos/atreyusan/4910537391

El Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera mantiene un ecosistema típicamente mediterráneo sin alterar. A la isla solo se llega en barco desde Mallorca. Su gran atractivo, aparte de la Cueva Azul y el fondo marino, está en la riqueza natural propia de este tipo de islotes con importantes colonias de aves marinas y especies endémicas. La isla es, además, una escala importante en la ruta migratoria norte-sur de más de 150 especies de aves.

Más información del parque aquí.

Puede ampliarse información en la web de Red de Parques Nacionales y en las guías Andalucía, Canarias y Mallorca de geoPlaneta y Lonely Planet.

Posteado en Escapadas, Viaje y aventura | Comentarios desactivados en 100 años de Parques Nacionales