Vicente Gramaje: “La Historia es una fuente inagotable de recursos literarios”

“¡¿Sabes que el doctor ha escrito una novela?!”. No podemos estar seguros, claro, pero quizás más de un habitante de Godolleta, municipio valenciano con apenas tres mil habitantes, haya pronunciado una frase similar en los últimos meses. El médico de esta localidad que, sin haber abandonado el estetoscopio, se ha pasado a las letras es Vicente Gramaje, y  la novela resultante es Cuando leas esta carta. El libro nos acerca, a partir del hallazgo de una botella lacrada con una carta en su interior, a las vidas de unos personajes que experimentaron en primera persona la magnitud de uno de los mayores desastres del ejército español: la batalla de Annual, en el contexto de la guerra del Rif, en 1921.

El éxito de Cuando leas esta carta está siendo impresionante, y a pesar de ello, Vicente Gramaje sigue fijando firmemente sus pies sobre la tierra.

¡Menudo debut el suyo! ¿Ha asimilado ya el éxito literario? 

La verdad es que procuro mantener “los puntos de referencia” para no perder el norte. Es fácil suponer que alguien que ve su primera obra publicada por dos editoriales de prestigio como son Círculo de Lectores y Destino sienta una especie de vértigo… Tengo que recordarme de vez en cuando cual es la razón de ser del libro y que soy médico rural, las dos anclas que mantienen las cosas en su sitio.

-Y hablando de eso, precisamente… ¿cómo llega un médico de Godolleta, un pueblo valenciano de apenas tres mil habitantes, a escribir una novela sobre el desastre de Annual? 

-Profundamente impresionado por los hechos acontecidos aquel trágico verano de 1921y sobre los cuales había estado leyendo desde hacía un tiempo, un día se me ocurrió que podría escribirse una bella historia. Nunca había escrito nada y empecé intentado solamente escribir un capítulo, solo uno a ver que pasaba. Luego vino otro… y aquí estamos. Puede parecer inapropiadamente modesto, pero es así.

-No parece casual que el protagonista de su novela, Víctor, también lleve estetoscopio y bata. Por compartir, comparten incluso la inicial de sus nombres, pero ¿qué más hay de usted en el personaje? 

-Parte de las vivencias del protagonista, no todas por supuesto, son mías. En Víctor Monteoscuro hay gran parte de mí mismo, de mis experiencias y mis reflexiones. Quizás a ello se deba la carga emocional que lleva la novela.

-Y Víctor se pondrá tras la pista de la historia del capitán Gimeno, un hombre duro e inteligente… 

-Es curioso… Yo nunca me he imaginado la figura del capitán Gimeno como la de un oficial duro, sino todo lo contrario. Un hombre con cierta sensibilidad que se preocupa por sus hombres. Aunque si reflexiono acerca de su observación reconozco que no le faltan argumentos…

-Dice que “Me gustaría que este libro fuese un pequeño gesto para no olvidar”.  ¿Por qué es tan importante acordarse de lo sucedido en el pasado? 

-Creo que fue Churchill quien dijo que los pueblos que ignorar su historia pueden volver a cometer los mismos errores. ¿Qué errores? Mire usted, si me pregunta cual es la lección que debemos de aprender le respondería: los líderes, los que mandan, los gobernantes, deben de cuidar, de velar por aquellos a los que dirigen, por aquellos a los que gobiernanen todos los ámbitos, desde el castrense, como debió de ocurrir en Annual, hasta las esferas de un gobierno.

-¿Qué cree que ocurriría si preguntásemos por Annual en un instituto cualquiera de nuestro país? 

-Pues probablemente nada, que nadie sabría lo que allí pasó. Pero no pregunte  usted en los institutos. Vuelva la cabeza y hágale esa misma pregunta a la persona que tenga más cerca. Verá como se sorprende…

-También aclara que, cuando ya había empezado a escribir la novela, tuvo acceso a una relación de los objetos encontrados en la fosa de Monte Arruit.  Y resulta que entre ellos había botones, monedas, insignias… y una botella. Justo lo que usted le hace encontrar a Víctor en la obra. ¿A veces la ficción y la realidad se dan la mano para no dejarse ir? 

-Por supuesto, pero a veces, sólo a veces. Esa anotación esta puesta deliberadamente al final porque he querido generara emociones en el lector hasta, literalmente, la última palabra del libro.

-¿Seguirá en el camino de la novela histórica en sus próximas novelas? 

-Probablemente. Creo que la historia es una fuente inagotable de recursos literarios. Me encuentro cómodo imaginando tramas del pasado e imbricándolas con el presente. No sé cuando escribiré la siguiente novela, pero intuyo que la historia estará muy pero que muy presente.

This entry was posted in Ficción and tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.