20 años de amistad entre dos autoras, Care Santos y Ángeles Escudero, se funden y alimentan un título memorable: “Tengo tanto que contarte“

C_Tengo tanto que contarte def.indd“No dejes crecer la hierba en el camino de la amistad”… y sin embargo a menudo las amigas y los amigos se pierden, unas veces por dejadez y otras porque los engaños e incluso las traiciones han acabado con esa afección.  “Quien tiene un amigo, tiene un tesoro” pero ¡qué difícil es mantener la amistad con el paso del tiempo!

Eso es precisamente lo que les ocurre a las protagonistas de Tengo tanto que contarte, Olvido y Rus, que forjan una gran amistad en la adolescencia, se convierten en mejores amigas, y luego el tiempo y la vida las llevan a separarse. O quizá haya algo más… porque estas amigas, heroínas de sus propias historias también esconden secretos.

Y su reencuentro no va a ser cosa fácil. Quizá la amistad en mayúsculas tenga sus dificultades. Y su envergadura parece proporcional  a los obstáculos. Basta ver qué ocurrió con amigos  emblemáticos, Konrad –judío-y Hans-ario-,  protagonistas de El reencuentro de Fred Uhlmann o las amigas inseparables, Caitlin –rica-y Vix -pobre-, de Hermanas de verano, de Judy Blume…, por citar dos títulos juveniles. Pero los ejemplos son muchos y variados en la historia: desde Don Quijote y Sancho Panza hasta la reciente adaptación Intocable. Las muestras, además, sobrecogedoras,  porque “La amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas”, decía, con razón,  Aristóteles.

LEE EL PRIMER CAPÍTULO AQUÍ.

This entry was posted in Infantil y Juvenil and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.