Las tripas de «Operación princesa», de Antonio Salas

C_OperacionPrincesa.inddTexto de Antonio Salas, autor de Operación Princesa. 

Era una reunión a puerta cerrada, organizada por la Secretaria de Polítiques de les Dones del PSC en Barcelona, para debatir el problema de la prostitución en Catalunya. Solo 30 personas. Jueces, policías, abogados, ONGs de apoyo a las prostitutas… y yo. De pronto, en medio de la segunda sesión, Verónica Martínez, coordinadora de la Secretaría, se me acercó y me susurró al oído que alguien muy importante quería tener una reunión privada conmigo en un despacho aparte de la Fundació Rafael Campalans. Era Fernando Bermejo, Fiscal Anticorrupción, que llegó fuertemente custodiado por sus guardaespaldas. Está en el punto de mira desde que decidió arremeter sin piedad contra las mafias policiales en Barcelona… Fue nuestro primer contacto. Bermejo investigaba en aquel momento el escándalo de corrupción policial que rodeaba los burdeles Riviera y Saratoga, de Castelldefels. “Toni, tú fuiste el primero en señalar al Riviera en tu libro sobre la trata de blancas –me dijo muy serio-, pero hay mucho más…”.

Para entonces, y sin haber podido predecir un encuentro como aquel, ya estaba sumergido en el proyecto Operación Princesa, pero el desino me reservaba un revés igual de inesperado. Poco después de aquella reunión el Tribunal Constitucional fallaba contra el uso de la cámara oculta en periodismo, creando jurisprudencia.

Soy consciente de que muchas de las afirmaciones de mis libros podrían parecer increíbles de no venir avaladas por las grabaciones de cámara oculta de mis reportajes. Así que la sentencia del Constitucional, como a otros periodistas de investigación encubierta, nos dejó desarmados. Fue entonces cuando Belén, mi editora, me propuso un reto. ¿Por qué no dar un giro radical en mis reportajes,  utilizando la libertad narrativa que ofrece la novela para contar todo lo que no se puede escribir en un ensayo?

Operación Princesa es un thriller muy pegado a la actualidad. Más de lo que jamás había imaginado cuando, en 2009, nacía mi nueva identidad, creada para esta investigación. El destino ha querido que, de nuevo de forma totalmente imprevisible, los casos Riviera y Saratoga; las operaciones Campeón, Carioca o Pokemon; el affaire El-Omari, o el motoclub los Ángeles del Infierno, hayan comenzado a juzgarse, o hayan protagonizado mediáticas operaciones policiales, cuando Operación Princesa ya estaba en imprenta y a punto de llegar a las librerías.

Los protagonistas de Operación Princesa son intensos, seductores y complejos. Pero el mérito no es mío. Todos los personajes de la novela están inspirados, de forma obsesivamente documentada, en personas reales. Tanto héroes como villanos. Al igual que los lugares y las circunstancias que han rodeado las tramas de corrupción política y policial, y del narcotráfico internacional, más importantes de los últimos cuatro años. México, Andorra, Rumanía, España, Italia, Colombia, Gibraltar…

La opción de la novela, además, obsequia al escritor con la posibilidad de narrar experiencias, informaciones, y hechos que no se pueden relatar en un ensayo. Mis libros anteriores eran solo un torrente de datos, expuestos de forma cerebral y objetiva. Operación Princesa está escrita con las tripas y el corazón, con la esperanza de que el lector no solo se informe y sorprenda, sino que llore, ría y sienta a flor de piel, con la misma intensidad con que yo lo he hecho mientras lo escribía.

Por último, y aún más gratificante, la narrativa nos permite modelar a nuestro gusto el epílogo de la historia. Y fabular ese final que muchos desearíamos para todos los corruptos… El final que realmente merecen.

HOJEA EL LIBRO AQUÍ.

ANTONIO SALAS es el seudónimo de un conocido periodista de investigación que debe mantener su identidad en el anonimato por razones obvias. Desde que pusiera en marcha su actividad investigadora hace aproximadamente una década, ha recibido amenazas de muerte por desvelar algunos de los secretos mejor guardados y más comprometidos de los grupos criminales en los que ha conseguido infiltrarse.

Desde Diario de un skin, libro de no ficción más vendido en 2003, ha recibido tanto elogios como amenazas de muerte, ya que dicho libro sirvió como base documental, aportando información clave, en el macrojuicio contra la organización neonazi Hammerskin España. A este título le siguió otro igualmente polémico, El año que trafiqué con mujeres, donde se centraba en las redes de trata de blancas y cuya publicación desencadenó la investigación sobre los amos de la prostitución española, así como la llevada a cabo por el Gobierno mexicano acerca de la trata de niñas chiapanecas. Pero sin duda, en El palestino (2010) vivimos su investigación más arriesgada y ambiciosa hasta la fecha: una infiltración en las redes del terrorismo internacional. La cara más cruda del miedo, documentada con el rigor y la peculiar ironía de una de las voces más autorizadas del escenario periodístico.

This entry was posted in Ficción and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.