Época de éxamenes: cómo salvarse sin campanadas

Época de éxamenes: cómo salvarse sin campanadasHa llegado esa época. Se te acumula la cafeína en las venas, tienes un pequeño rincón guardado en la biblioteca y has avisado a tus amigos y amigas para que no te llamen durante unas semanas. Tienes que enfrentarte a exámenes y se te cae el mundo encima. Y aquí no todo el mundo es el gigante Atlas, para ponerse a hacer barbaridades.

No estamos seguros de las estadísticas, pero cuentan las malas lenguas que alrededor del 90% de los estudiantes ha dejado el trabajo para el último momento. Aquello de «ya lo haré mañana» que se convierte en un «ya lo haré unas horas antes de examinarme». Las soluciones milagrosas no existen (aunque si alguien las ha encontrado, debe avisarnos tan rápido como sea posible). Se tiene entonces que trabajar con el poco tiempo que nos queda.

Por eso en PlanetadeLibros os queremos recomendar el método que plantea el libro Cómo aprobar exámenes en 7 días, el manual de Mariano Veloy. Un libro que, más allá de buscar resultados (aprobar el examen, ¡obviamente!), quiere ofrecer un proceso de aprendizaje sobre nosotros mismos. Es decir, darnos la clave sobre cómo moldear y organizar los días de estudio de acuerdo a nuestras necesidades y, al mismo tiempo, no estar sentados siete días en una silla y cuadricular irremediablemente nuestro trasero.

Es útil para cualquier tipo de examen, sin importar el nivel o la tipología de preguntas, y además, nos asegura un cierto confort. Entre muchos otros consejos, el libro asegura que «en el estudio ocurre lo mismo que con la natación: necesitas sacar la cabeza del agua y respirar si no quieres ahogarte.» Si te has encontrado en una de las situaciones siguientes, creemos que necesitas urgentemente la consulta del libro:

1. Esperas que las campanas no solo suenen para fin de año: si te ha dado por estudiar con las uvas y una copa de cava al lado, a ver si suena la campana, quizás es momento de que te plantees un método de estudio que te asegure resultados. La organización es la clave, y hace falta saber cómo ordenaras tu tiempo para que sea productivo.

2. Has empezado a conocer el nombre de santos para topar con Rita, patrona de los imposibles: y, si hace falta, te ha dado por llevar cirios a cualquier iglesia. La idea no es confiar en la suerte o en la fe ciega. El aprendizaje que propone el libro se basa en recursos tan fáciles como crear fichas de estudio, una pieza clave para ordenar tu cabeza.

3. Los profesores ya preguntan por tu familia: si tus maestros ya han aburrido tu cara de tantas veces que has repetido, quizás es el momento de cambiar la forma que tienes de afrontar los exámenes.

4. Eres incapaz de organizarte un día de estudio: si tienes cierta debilidad para no ser riguroso, marcarte unas metas con objetivos a corto plazo puede ser tu solución. Haz caso a la llamada de la organización!

Así que ya sabes: desarrolla esas capacidades de estudio y aprovéchate de técnicas y recursos para que el esfuerzo no sea en balde. ¡Mucha suerte!

This entry was posted in Inicio, No Ficción and tagged , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.