Mikel Ayestaran: «La gente quiere leer y saber más, por eso vamos a seguir escribiendo»

Mikel Ayestaran: «La gente quiere leer y saber más, por eso vamos a seguir escribiendo»
«Este es el único libro que conozco escrito desde el califato, con esas víctimas que, al final, son la fuente de información más importante de todas»
«Todas las teorías de la conspiración que giran en torno al grupo Estado Islámico dan material para una novela fabulosa»

Mikel Ayestaran siempre da un buen apretón de manos. Y, si sabe que lo vas a entender, te dirige unas palabras en vasco, como a su amigo Xavier Aldekoa. Se han encontrado por una buena razón: junto a Agus Morales van a presentar en la librería Altaïr de Barcelona el nuevo libro del guipuzcoano, Las cenizas del califato. Tres periodistas que siempre aparecen (literalmente) con la maleta debajo del brazo.

Ayestaran vive actualmente en Jerusalén, y desde allí ha escrito una crónica de los años de desintegración del Daesh en Siria e Irak. Un relato de reencuentro con lugares que las cámaras abandonan. Morales lo definía a la perfección al empezar (y acabar) la presentación: “Recuerden que no hay libros imprescindibles. Pero este lo es”. Mikel ofrece unas palabras a PlanetadeLibros antes de subir al escenario:

Mikel Ayestaran: «La gente quiere leer y saber más, por eso vamos a seguir escribiendo»_portada¿Por qué escribir Las cenizas del califato?
Es fruto de un trabajo que empezó hace cuatro años, cuando Estado Islámico proclamó el califato en Mosul y lo instaló entre Siria e Irak, y que ha terminado cuando el grupo ha sido derrotado militarmente. Creo que ahora era el momento ideal, porque todavía esa derrota está fresca y sirve para recordar al mundo que, aunque hayamos conseguido derrotarlo militarmente, aunque hayamos erradicado a ese califato, el grupo yihadista Estado Islámico sigue vivo y sigue combatiendo en un terreno que es donde mejor se maneja: la insurgencia.

Al hablar del libro y de tu paso por las ciudades que iban quedando liberadas del yugo de Estado Islámico, destacas ese momento en que se apagan las cámaras, los periodistas se van y solo quedan los civiles, millones de personas que tienen que rehacer sus vidas.
Sí, el grado de destrucción es muy diferente en función del grado de resistencia que ha establecido el grupo. Si han combatido hasta el final, la destrucción es prácticamente absoluta por el efecto de lo que es artillería y aviación, y el regreso de los civiles es mucho más complicado. Pero hay otras zonas en las que han huido sin combatir. Allí las casas siguen estando en pie y los civiles pueden volver.

Creo que una de las cosas más importantes a tener en cuenta al hablar de Las cenizas del califato es que ahora mismo hay muchos libros sobre Estado Islámico, sus orígenes, tratados académicos que tratan de dónde vienen, cómo se financian… Pero este es desde luego el único libro que conozco escrito desde el califato, con esas víctimas que, al final, son la fuente de información más importante de todas.

«El ensayo permite ir más allá de la información
que damos cada día en los medios»

¿Cómo haces llegar las historias de estas personas hasta aquí, con toda la información que nos llega día a día y que, en muchos casos, proviene fuera del lugar de origen y llega cargada de estereotipos?
En mi caso he intentado acercar lo máximo este relato, utilizando la primera persona y el presente, pero haciendo que el “yo” sea una especie de vehículo al cual se iban sumando la cantidad de voces que aparecen. No los he contado, pero creo que vamos a más de uno o dos protagonistas por página. ¡Son un montón de voces!

Las fuentes principales de información que hemos manejado durante estos años del Estado Islámico han sido su propia propaganda y la información de los servicios de inteligencia, que no deja de ser también propaganda. Ahora por fin tenemos acceso a la tercera fuente de información, para mí la más importante, que son los civiles. Eso es lo que he intentado hacer aquí: reunir el mayor número de voces de víctimas posible y acercarlas a través de ese relato construido en primera persona y presente.

¿Por qué es importante que hoy podamos leer Las ceniza del califato, al igual que otros libros de no ficción, más allá de la novela, que tratan sobre la realidad que nos rodea?
Creo que son complementarios. La verdad es que Estado Islámico, su nacimiento y todas las teorías de la conspiración que giran en torno al grupo, son material para una novela fabulosa. Pero yo me dedico al ensayo, por ahora, y creo que es importante para intentar dar un paso más en la información que damos cada día en los medios de información. Yo me dedico al breaking news, a las noticias de última hora, pero la gente igual quiere un poco más. Estos libros no les van a dar una respuesta absoluta a todas sus preguntas, pero sí que tratan de dar ciertas herramientas para que, a partir de su lectura, se puedan interpretar mejor las cosas que están ocurriendo.

«Hagas 140 caracteres o un libro de ensayo, lo fundamental
es que el contenido sea bueno y que tenga credibilidad»

Para poder ir también un poco más allá de los 140 caracteres o los 280 que es Twitter.
Sí, yo sigo siendo un twittero tradicional, y me quedo allí, en los 140 caracteres. Pero sí, es importante que la gente pueda trascender. Pero a la vez, hagas 140 caracteres o un libro de ensayo, lo fundamental es lo que cuentas: que el contenido sea bueno y que tenga credibilidad, ¡que la gente te crea!

Y hablar un poco más de personas y no de números, quizá.
Desde luego. Estamos hartos de dar estadísticas, números y cifras que, por cierto, en el caso de Siria es complicadísimo y muy difícil creérselas. Humanizar a las víctimas es el primer paso para acercarse de verdad a lo que han pasado.

Reproducías el otro día precisamente en Twitter una frase de Eugenio García Gascón: Cada vez somos más los que escribimos y menos los que leemos.
Creo que es verdad. Me he quedado abrumado con la cantidad de títulos que salen, ya uno pierde bastante la cuenta. Pero la verdad es que tanto con Oriente Medio, oriente roto como con Las cenizas del califato, estoy muy sorprendido con la respuesta tan positiva, y esto me da esperanza. La gente quiere leer, y quiere saber más, y vamos a seguir escribiendo.

This entry was posted in Entrevistas, Inicio, No Ficción and tagged , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.