Literatura y trenes: ¡Atentos al cruce de vías!

Literatura y trenes: ¡Atentos al cruce de vías!

Los trenes nos confieren una sensación especial. Nos aportan una extraña impresión de estar avanzando mientras estamos quietos. Como si de un libro se tratara: mirar por la ventana y dejar pasar el tiempo. Los vagones son un motivo de viaje tan físicamente hermético que han sido la atracción de escritores y escritoras durante mucho tiempo. La estrecha relación entre la literatura y las locomotoras ha hecho que se hayan escrito páginas enteras que transcurren por o con motivo de las vías ferroviarias. Por eso os presentamos una selección de diez libros con los que ir a la taquilla de la estación, para todos los gustos y vagones.

Literatura y trenes: ¡Atentos al cruce de vías!_KareninaEmpezamos con Ana Karenina. El clásico de Tolstói que orbita, en cierta manera, alrededor del mundo de los trenes. El libro es un complejo retrato de la sociedad rusa de finales del siglo XIX, aunque consigue un eco atemporal que lo ha convertido en una pieza clave de la literatura universal. Un relato que se mueve entre las zonas urbanas y las zonas rurales, teniendo como enclave a su protagonista. Una mujer que vivirá atormentada por la vanidad, la pasión y la razón. Todo esto, a las puertas de la Revolución Rusa.

 

 

Literatura y trenes: ¡Atentos al cruce de vías!_Orient ExpressContinuamos con un libro que sucede enteramente en un tren, Asesinato en el Orient Express. La obra de Agatha Christie que sitúa a una víctima de asesinato, doce sospechosos y el inspector Hércules Poirot en un mismo escenario del que no se pueden mover. El Orient Express sale de Estambul, pero en medio de la madrugada queda atrapado en una tormenta de nieve en una zona remota de la antigua Yugoslavia. Entretanto, un hombre aparece muerto.

 

 

Literatura y trenes: ¡Atentos al cruce de vías!_SemprúnEl largo viaje, de Jorge Semprún, es otro de los libros que no nos podíamos dejar en esta lista. Ésta es la primera obra que el autor escribió al salir del campo de concentración de Buchenwald. Con la intención de preservar en palabras tanto como fuera posible de su experiencia y sus vivencias en tal situación, decidió publicar este relato que arranca en un vagón de mercancías precintado. Una lucha contra la memoria, el pasado, el futuro y el olor a carne quemada.

 

 

Literatura y trenes: ¡Atentos al cruce de vías!_Primo LeviEl mismo año, en 1963, se publicaba el libro La tregua, de Primo Levi. El autor cuenta, desde la experiencia, el periplo europeo que sufrieron los italianos liberados de Auschwitz para llegar a casa. Forma parte de una trilogía que se iniciaba con Si esto es un hombre y que se completaría más tarde con Los hundidos y los salvados. Una crónica de época que recorre Polonia, Rusia, Ucrania, Rumanía y Hungría con el particular estilo Levi.  Picaresca e humanidad a raudales.

 

 

Literatura y trenes: ¡Atentos al cruce de vías!_MurakamiLos años de peregrinación del chico sin color, de Haruki Murakami, es otra de nuestras recomendaciones. Su protagonista, Tsukuru Tazaki es un solitario ingeniero de estaciones de tren. Su vida se rompe en pequeños pedacitos que intenta recoger cuando conoce a Sara. Con ella recuerda el momento en que sus compañeros de universidad, inesperadamente, lo dejaron de lado. Intentando dar respuesta a sus preguntas, Tsukuru emprenderá un viaje en tren para encontrar a sus antiguos compañeros. Una obra que mezcla la sensibilidad y la música característica de Murakami.

 

Literatura y trenes: ¡Atentos al cruce de vías!_ Tren nocturno a lisboaNuestra siguiente recomendación es Pascal Mercier y su Tren nocturno a Lisboa. El autor recoge en esta obra el viaje del profesor Raimund Gregorius para indagar quién era Amadeu do Prado. Un poeta portugués –ficticio– que cae en las manos del erudito en Breda, a través de una de sus publicaciones. A través de las personas que conocieron a do Prado, Gregorius será capaz de reconstruir el relato de la vida del portugués mientras construye su propio relato. Una novela de descubrimiento en tono poético, de la que se ha hecho una adaptación cinematográfica.

 

Literatura y trenes: ¡Atentos al cruce de vías!_ Trenes vigiladosOtra recomendación ambientada en la Segunda Guerra Mundial es Trenes rigurosamente vigilados, de Bohumil Hrabal. Este libro seguirá la historia de Milos, un aprendiz entre los trabajadores de una estación de tren en Checoslovaquia, en la frontera con Alemania. En su entrada a la vida adulta, deberá enfrentarse a conceptos tan complejos como el amor o el valor para sabotear un tren lleno de munición. Un crecimiento en base a las circunstancias, vaya. Sin excesivos romanticismos, es una historia cruda y referente.

 

 

Literatura y trenes: ¡Atentos al cruce de vías!_ Billete al fin del mundoNuestra siguiente lectura es Billete al fin del mundo, de Christian Wolmar. Este escritor y periodista nos cuenta la historia del Transiberiano, no sólo en su recorrido físico por toda Rusia, sino como un recorrido en el tiempo. Este tren permitió acercar 9.000 kilómetros de recorrido para no olvidar una zona que se había destinado, en muchos casos, al destierro. Un pilar de la identidad rusa. De hecho, si queréis viajar en este tren siempre podéis echar una ojeada a la guía de Lonely Planet.

 

 

Literatura y trenes: ¡Atentos al cruce de vías!_La chica del trenNo nos podíamos dejar el impresionante debut en el mundo del thriller de Paula Hawkins, con La chica del tren. Este bestseller, que ha acabado adaptado a la gran pantalla, es un relato sobre cómo lo común se rompe en pedazos en las apariencias. Aunque Rachel hace siempre el mismo recorrido en tren y todo parece estar en su sitio, puede llegar a descubrir que hay demasiada fachada. ¿Un asesinato es un buen motivo para verlo todo diferente, no?

 

 

Literatura y trenes: ¡Atentos al cruce de vías!_ GeronimoPor último, una propuesta radicalmente diferente, dirigida a los más pequeños. El cómic de Geronimo Stilton, El tren más rápido del oeste. Un relato ilustrado donde los más pequeños seguirán las investigaciones de este famoso ratón. Alguien está intentando sabotear la construcción de una vía ferroviaria que une la costa este con la oeste. ¿Tendrá Geronimo que enfrentarse a Gatontón?

 

 

Literatura y trenes, eterno cruce de vías. Dos lugares para encontrarnos con las más sugerentes y descabelladas situaciones. Al billete sin retorno. Dejaos tentar por las líneas escritas en las vías ¡No hay que dejar de viajar!

This entry was posted in Ficción, Inicio, No Ficción, Nuestros Tops and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.