“Seguir una dieta mediterránea puede reducir en un 40% el riesgo de sufrir diabetes»

Entrevistamos al Doctor Miguel Ángel Martínez-González, autor de ‘Salud a ciencia cierta’.

“Es crucial difundir el mensaje «comer menos»”

Entre 2009 y 2010, en un estudio realizado en nuestro país (estudio di@bet.es), se encontró una prevalencia de diabetes del 13,8% en mayores de 18 años, una cifra escandalosa. Se detectó además una gran incidencia de casos de diabetes en pacientes que no superaban los 40 años de edad, e incluso en niños, cuando lo normal es que esta enfermedad se manifieste a partir de los 60 años.

En China, menos del 1% de la población adulta era diabética en 1980, mientras que hoy se supera el 10%. En Estados Unidos, por otra parte, han pasado de un 4% a un 12% en poco más de dos décadas. La diabetes, como la obesidad y el sobrepeso, se han convertido en una auténtica epidemia mundial.

La diabetes es una enfermedad que daña el riñón, los vasos sanguíneos y la retina (de ahí que sea la principal causa de ceguera en muchos países occidentales). Es además la responsable primera de las insuficiencias renales y la causante de muchas amputaciones de extremidades inferiores al provocar que las heridas se gangrenen. Una dolencia, en definitiva, que nos hace perder salud, que está íntimamente ligada a la obesidad, y que podemos prevenir con una buena alimentación.

Salud a ciencia cierta - Miguel Ángel Martínez-GonzálezLos datos anteriores han sido extraídos de Salud a ciencia cierta, un exitoso manual escrito por Miguel Ángel Martínez-González, catedrático de Salud Pública de la Universidad de Navarra, asesor de Michelle Obama en su programa para la mejora de las políticas de salud pública, y líder del ensayo Predimed, el mayor estudio sobre los efectos de la dieta mediterránea y los hábitos de salud.

“La dieta mediterránea se asocia a una reducción del 40% del riesgo de sufrir diabetes”

Según mencionas en el libro, los casos de diabetes en muchos países, incluido el nuestro, se han disparado en los últimos diez años a causa del abuso de azúcares refinados y otras sustancias nocivas. ¿Aparte de evitar esas sustancias, qué podemos hacer para prevenir la diabetes?

La prioridad número uno es combatir la obesidad y el sobrepeso. Es más, lograr que la mayoría de la población esté en el peso ideal (índice de masa corporal=22). La relación entre índice de masa corporal elevado y riesgo futuro de diabetes es de las más fuertes que se observan hoy día en los estudios epidemiológicos, y el ascenso del riesgo empieza a partir de un índice de masa corporal de 22.5.

Por eso en Salud a Ciencia Cierta explico que es crucial difundir el mensaje «comer menos» (el que menos interesa a la industria alimentaria y que tiende a omitirse).

Un índice de masa corporal de 22 se obtiene por la regla del 80% más 8, que explico en el libro. A la talla (en cm) se le restan 100, se le hace el 80% y se le suman 8. Fácil de calcular y fácil de recordar. Así, alguien de 160 cm de altura, debería estar en (60*0.80=54)+8= 62 kg. Es patente que esto casi no ocurre. Hay mucho recorrido para la prevención.

El aumento de casos de obesidad infantil en nuestro país también es alarmante. ¿Qué parte de responsabilidad crees que tiene la industria alimentaria?

La industria alimentaria (al menos algunos sectores) tiene gran parte de culpa: publicidad dirigida a menores, «ingeniería social» para que los cumpleaños de los niños se celebren en hamburgueserías, y, sobre todo, «capturar» a algunos científicos que, consciente o inconscientemente están sesgados en sus afirmaciones y dicen lo que la industria quiere que digan.

¿Por qué es tan buena la dieta mediterránea para la prevención de las enfermedades anteriormente mencionadas?

Ningún otro patrón dietético posee tanta evidencia científica para demostrar que reduce el riesgo de desarrollar diabetes. En este sentido, el estudio SUN (Seguimiento Universidad de Navarra) fue pionero al mostrar que seguir bien la dieta mediterránea se asociaba a una reducción impresionante del riesgo de diabetes en esta cohorte (actualmente con más de 22.000 voluntarios).

Esto se publicó en British Medical Journal hace diez años. Después el trabajo que hizo el grupo de Jordi Salas en Reus (publicado en Diabetes Care) y el que lideramos conjuntamente él y yo con el estudio PREDIMED (publicado en Annals Of Internal Medicine en 2014) no han dejado lugar a dudas, ya que es un caso único en nutrición donde un patrón dietético completo se valora a largo plazo con un diseño de ensayo clínico aleatorizado. Vimos una reducción del riesgo del 40% con la dieta mediterránea rica en aceite de oliva virgen extra. Estos resultados están por ver para cualquier patrón dietético alternativo.

Salud a ciencia cierta ofrece consejos sobre cómo seguir una dieta saludable y equilibrada, y aprovecha para combatir la pseudociencia en la alimentación, desmontando muchos de los falsos mitos que todos tenemos a la hora de sentarnos a la mesa.

This entry was posted in Días internacionales, Inicio, No Ficción and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.