«El posmodernismo negó la posibilidad de la filosofía como ciencia, y ahora nos toca reivindicarla»

Con motivo del Día Mundial de la Filosofía, entrevistamos al filósofo y pedagogo José Antonio Marina.

"El posmodernismo negó la posibilidad de la filosofía como ciencia, y ahora nos toca reivindicarla"

«El genoma biológico ha sido ya descifrado, y ahora nos conviene descifrar nuestro genoma cultural»

Es inevitable. Cuando uno menciona la palabra filosofía, independientemente de cómo complete su disertación, el interés general decae y el sopor se adueña de los rostros del personal, quizá a causa de evocar las tediosas clases de historia de la filosofía del instituto, con ese profesor rutinario y desganado que a más de uno nos ha tocado sufrir.

A nadie se le ocurre pensar, sin embargo, en las evidentes y atemporales aplicaciones de la filosofía en el día a día o en su vigencia y utilidad a la hora de enfrentar cada una de las etapas de nuestra vida. Puede que sea hora de volver a enfocar el término para otorgarle el valor que se merece.

Hablar de filosofía es hablar de aprender a razonar. La filosofía es necesaria para desarrollar el pensamiento crítico, el que nos capacita para hurgar en el fundamento de las cosas. Quizá sea ese el motivo del debate perenne sobre si la filosofía debe o no impartirse en las aulas. Un pueblo con capacidad crítica es un pueblo peligroso para quien quiere dominarlo.

Biografía de la humanidad - José Antonio MarinaDefinitivamente, la filosofía es la herramienta de defensa del ciudadano, y también es diversidad de opiniones, reflexión y puntos de vista. Puede ayudarnos a desarrollar nuestra creatividad, a vencer nuestros miedos o a educar correctamente a nuestros hijos. La variedad de temas en los que interviene es tan diversa como estimulante, y eso es algo de lo que sabe mucho José Antonio Marina, catedrático de filosofía y Doctor Honoris Causa por la Universidad Politécnica de Valencia, que ha dedicado su larga carrera a la investigación en ese campo y, concretamente, a la elaboración de una teoría de la inteligencia.

Charlamos con él con motivo del Día Mundial de la Filosofía.

 

«Introducir la “filosofía para niños” en la escuela tiene unos resultados admirables»

 

Su último libro, Biografía de la humanidad, puede considerarse una especie de oda a la capacidad creadora de la raza humana, pero también tiene algo de advertencia para el futuro que posiblemente nos espera. ¿Cuál fue su intención al escribirlo?

Todos nosotros recibimos dos herencias: la genética y la cultural. El genoma biológico ha sido ya descifrado, y ahora nos conviene descifrar nuestro genoma cultural. En ambos casos nos impulsa el mismo motivo: necesitamos conocer las fuerzas biológicas y culturales que obran dentro de nosotros sin que lo sepamos. Así podremos comprender nuestra vida y tomar mejores decisiones. Sin conocer la genealogía de nuestras creencias, nuestras emociones y nuestras instituciones estaremos dirigidos por influencias que no controlamos.

Muchos de sus libros están orientados a mejorar el trabajo educativo que padres y docentes realizan con los niños, y otros, como Vence tus miedos, se dirigen directamente a ellos. ¿En qué medida es importante que la filosofía forme parte de la vida de los más pequeños?

Uno de los objetivos de la filosofía es desarrollar el amor por la verdad y el pensamiento crítico. Ambas cosas pueden y deben desarrollarse desde la infancia. Introducir la «filosofía para niños» en la escuela tiene unos resultados admirables. Niños muy pequeños aprenden a escuchar, a dirigir sus razonamientos, a valorar las razones en pro y en contra.

¿Cuál es el gran reto actual de la filosofía?

Distinguir entre «filosofía subjetiva» y «filosofía como ciencia estricta y rigurosa». La «filosofía subjetiva» es la explicación conceptual que una persona da de su concepción del mundo. Puede haber tantas filosofías como sujetos humanos. En cambio, la «filosofía como ciencia» aspira a un saber universalmente válido, con los mismos criterios de evaluación que el resto de las ciencias. El posmodernismo negó la posibilidad de esa ciencia, y ahora nos toca reivindicarla.

Además de explorar su nuevo libro, Biografía de la humanidad, os invitamos a sumergiros en su proyecto Biblioteca UP, una colección de obras de amplio espectro sobre la educación y el aprendizaje, que aportan una visión práctica sobre la filosofía en los aspectos más necesarios de la vida.

This entry was posted in Entrevistas, Inicio, No Ficción and tagged , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.