Día Internacional del Zurdo: grandes libros escritos con la izquierda

Día Internacional del Zurdo: grandes libros escritos con la izquierda

Los escritores y escritoras zurdos/as siguen siendo una rareza. Aunque siempre es mejor aquello de ser pocos y bien avenidos. Perseguidos antaño por la Inquisición y corregidos hasta hace bien poco en edad escolar, el uso de la izquierda ha sido un estigma en muchas épocas. «La mano del diablo» con la que tocaba Jimi Hendrix, y con la que improvisaba a partir del diábolus in música: el intervalo prohibido durante la Edad Media por la Iglesia. Un uso completamente normal del polo izquierdo del cuerpo, aunque inevitablemente rodeado de un cierto esoterismo y ocultismo.

Este 13 de agosto, Día Internacional del Zurdo, es momento de reivindicar cualquier lectura. Pero sobre todo la de los libros que se han escrito con la izquierda. No son pocos, en realidad, los autores que se consideran zurdos. Menos, las autoras. Aunque hay en la sociedad una proporción más baja de mujeres zurdas, otrora el estigma de ser mujer y zurda no las debía ayudar a publicarse.

Pero si os paseasteis por la Feria del Libro de Madrid este año, pudisteis ver como María Dueñas firmaba sus ejemplares de Las hijas del capitán con su mano izquierda. Sea como sea, os presentamos algunos de los clásicos zurdos de la literatura:

El primero de nuestra lista es Franz Kafka, uno de los autores más influyentes de la literatura universal del siglo XX. Nacido en Praga, y de familia judía; fue un escritor afín al existencialismo y la filosofía del absurdo.

Enfrentó al individuo con la sociedad, confrontándolo a la alienación, la búsqueda de la propia identidad y la frustración. Situaciones que en ciertos casos rozan el patetismo aunque amedrantan a sus personajes en la angustia. Algunos de sus libros más reconocidos son La metamorfosis, El proceso o El Castillo.


En segundo lugar tenemos a Lewis Carroll. Seudónimo en realidad de Charles Lutwidge Dodgson. Sacerdote anglicano de la época victoriana, que basó sus estudios en la lógica y la matemática. Más tarde en la fotografía. Aparte, escribía pequeños relatos en publicaciones de tirada nacional inglesa. Aun así, destacó por su obra Alicia en el País de las Maravillas, un clásico infantil para todos los públicos.


Tercero, el también presentado en sociedad bajo seudónimo Mark Twain. Samuel Langhorne Clemens era su nombre real. Tenía una faceta humorística que lo llevó a codearse con la élite de la época. Presidentes, artistas o grandes empresarios lo reconocían e invitaban a sus banquetes.

Estadounidense, conreó el trabajo periodístico, la novela, la crónica de viajes y la novela juvenil. Sus obras más conocidas son Las aventuras de Huckleberry Finn y Las aventuras de Tom Sawyer.


En cuarto lugar, el autor de cuentos infantiles Hans Christian Andersen. El escritor danés de origen humilde que huyó de su casa siendo joven y viajó durante más de diez años por toda Europa. Consecuentemente fue muy prolífico en la literatura de viajes. Aun así, destacó por sus relatos infantiles. Más de 200 cuentos entre los que destacan El soldadito de plomo o El patito feo.


Por último, el precursor del romanticismo alemán Johann Wolfgang von Goethe. Estudió derecho, aunque sus altas capacidades intelectuales lo llevaron a iniciar estudios en muchos campos diferentes: desde la pintura hasta la medicina. Pasando incluso por la geología. Llegó también a hacer carrera política. Aun así, siempre será recordado por la escritura de Fausto.

Estos son algunos de los escritores zurdos clásicos más reconocidos. No podíamos dejarnos de nombrarlos en un día de reivindicación para que las cosas no sólo se hagan a derechas.

This entry was posted in Días internacionales, Ficción, Inicio, Literaria and tagged , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.