Sherlock Holmes en exclusiva: las claves de su acuerdo con Planeta de Libros para estas Navidades

Sherlock Holmes ficha con Planeta de Libros para estas Navidades

No es fácil apartarle de los micrófonos y focos ‒la noticia de que ficha por Planeta de Libros para la campaña de Navidad ha causado gran revuelo‒ pero hemos conseguido robarle algunos minutos de su apretada agenda y esto es lo que nos ha contado Sherlock Holmes.

¿Por qué de repente ha dejado sus casos y ha fichado por una editorial?

Bueno, ciertamente no he dejado mis casos. Tan sólo amplío el tipo de investigaciones que voy a llevar a cabo.

¿A qué se refiere?

Regalar libros en Navidad, el motivo de mi fichaje por la editorial como usted comenta. Déjeme que le pregunte: ¿cuántas veces le han comentado sus familiares y amigos lo mucho que les había encantado su regalo de Navidad?

Hm…

Ahí tiene la respuesta. Mi objetivo es que los regalos de esta Navidad no acaben siendo una mera decoración. ¿Cómo? Regalando libros. Y por eso he fichado por Planeta de Libros en esta campaña de Navidad. Regalar es en realidad un juego de deducción: sólo se necesita recopilar las pistas adecuadas, los comentarios que le puedan haber hecho y que usted haya pasado por alto… Y yo soy un especialista en reunir datos y conseguir una respuesta final.

Como me habrá oído decir en alguna ocasión, considero que la principal prueba de la verdadera grandeza de una persona radica en la percepción de su propia pequeñez. Y aquí es donde yo entro en juego. Para ayudar a superar ese déficit en la adecuada elección de lecturas para otras personas.

“Mi objetivo es que los regalos de esta
Navidad no acaben siendo una mera
decoración. ¿Cómo? Regalando los libros

más adecuados y personales.
Y por eso he fichado por Planeta de
Libros en esta campaña de Navidad.”

Y su interés por los libros, ¿desde cuándo viene?

Yo mismo he sido un personaje literario, ¿cómo no me van a gustar los libros? Además, considero que la literatura es consustancial a la inteligencia y por eso siempre que tengo un momento me gusta ampliar mis horizontes con una lectura. Y creo que todo el mundo debería hacer lo mismo.

Ya sabemos que aún no habrá tenido tiempo de empezar a investigar los mejores libros para todos los lectores, pero… ¿Qué lecturas recomendaría, por ejemplo, a sus conocidos y familiares estas Navidades?

Muy fácil. A mi compañero de piso y estimado Doctor Watson le regalaría Come comida real de Carlos Ríos, ¡para que empiece a cuidarse de una vez! Y también la novela ganadora del Premio Planeta 2019, Terra Alta, porque sabrá empatizar muy bien con el personaje protagonista, un policía atormentado por su pasado. Seguro que como excombatiente que es el doctor, le interesa mucho la construcción del personaje que ha escrito Javier Cercas.

A mi querida casera, Mrs. Hudson, le regalaría El negociado del yin y el yang, de Eduardo Mendoza. Se lo va a pasar la mar de bien con las aventuras del protagonista durante la segunda mitad del siglo XX. Y como sé que me mima siempre con la comida, añadiría lo último de Arguiñano, Cocina día a día. ¡Tendrá recetas para todo el año!

A mi hermano Mycroft, la nueva novela de espías de John le Carré, Un hombre decente. Nunca le he visto disfrutar tanto, si es que se puede utilizar ese verbo con él, como cuando lee sus obras. Y que no falte un poco de actualidad política y económica. Así que este año le regalaría también Capital e ideología de Thomas Piketty. Seguro que es la envidia de todos sus compañeros del Club Diógenes.

También tendría claros los regalos literarios para mi némesis, el malvado Moriarty. Seguro que disfrutaría de lo lindo con el thriller La cadena, de Adrian McKinty… Aunque no sé si se lo tomaría más como un ejercicio de inspiración que como un entretenimiento. Ahora bien, y sabiendo lo que le gusta aterrorizar a la gente, otro regalo seguro sería un ejemplar del sangriento Fundación, de Carlos Sisí.

Por otra parte, creo que el ordinario aunque simpático Inspector Lestrade disfrutaría mucho con las investigaciones de la protagonista de La cara norte del corazón, de Dolores Redondo. Y todavía no lo había pensado, pero seguro que le ayudará mucho en sus casos tener un poco más de confianza en sí mismo. Así que otro libro perfecto para él sería El poder de confiar en ti, de Curro Cañete.

Finalmente, para la enigmática y siempre turbadora Irene Adler, elemental: Mala mujer, de Noemí Casquet. Pienso que la fuerza e independencia que desprende este libro sobre sexualidad femenina es todo lo que Adler representa. ¡Lo va a adorar, ya era hora de tener un libro así!

Muchas gracias, señor Holmes, ¡estamos seguros de que hará un gran trabajo estas Navidades! Por cierto, una última pregunta, pura curiosidad: ¿es cierto que en realidad usted nunca ha utilizado la expresión “Elemental, querido Watson”?

¡Es usted muy sagaz! En efecto, nunca la he usado. En mis libros. Y sé que a los periodistas les gusta recurrir a la fuente escrita. Pero si le hablo de mi día a día y siéndole sincero, ¡se hartará de las veces que me la oirá decir! Es una frase que empecé a usar en cierto momento y que he acabado haciendo mía. Así que se ha convertido en “elemental” en mi vocabulario.

Nos despedimos del detective mientras ojea con fruición algunos ejemplares que hay en la sala de prensa. La última entrega de Millennium copa especialmente su interés, quizás por la sagacidad que caracteriza a su protagonista.

Esta Navidad, regala libros
This entry was posted in Entrevistas, Ficción, Inicio, No Ficción. Bookmark the permalink.

Comments are closed.