“La noche de Valia”, una historia de amor y lucha por la vida

Se presentará en Madrid el próximo jueves 14 de marzo, a las 19.30 horas, en La Central de Callao, de la mano de su autora, Monika Zgustova, y el actor Emilio Buale, en el marco del festival Ellas Crean.

La noche de Valia es un trabajo de campo literario, una compilación de voces reales, un viaje personal de la escritora al corazón de esta historia de amor en tiempos de guerra. Mónica Zgustova conoció a la auténtica Valia hace algunos años en un piso a las afueras de Moscú. Allí conoció de primera mano su historia, como en 1945, la joven Valia y el marine norteamericano Bill Rowgrave vivieron una apasionada historia de amor, hasta que él desapareció sin dejar rastro. Con el fin de la guerra, la esperanza del reencuentro se vio trágicamente truncada por el arresto y la acusación de espionaje que la llevaron a vivir el confinamiento en el gulag.

 De Jardín de invierno han dicho…

«Jardín de invierno es una novela imponente que abarca los últimos sesenta años de la historia de Chequia… un bellísimo canto del cisne que comunica toda la fuerza del goce, de las pasiones, de la plenitud y de la esperanza.» Lluís Muntada, El País

«Las escenas de Jardín de invierno recuerdan a Milos Forman, y transmiten una sensación de eufórica felicidad. Es la pequeña historia que se encuentra en la base de las grandes novelas, mejor tratada que nunca.» Julià Guillamon, La Vanguardia

«Jardín de invierno está tan bien resuelta que los lectores sucumben ante el arte narrativo de la autora y se dejan llevar sin darse cuenta del todo del gran alcance de la potencia conceptual de la obra.» Sam Abrams, El Mundo

Valia, un testimonio real

Monika Zgustova se inspiró en un testimonio real, el de Valia Grigórievna, superviviente de un gulag  soviético. La autora nos cuenta de primera mano el porqué de esta novela.

«–¿Mujeres en el gulag? –exclamé. Nunca me hubiera imaginado que en el gulag, que me imaginaba como el peor de los infiernos, podía haber no solo hombres sino también mujeres. Jamás había oído hablar de un gulag para mujeres. Mis anfitriones moscovitas observaron mi sorpresa que sin duda les habrá parecido ingenua para no decir ignorante.

Eso fue a principios de otoño de 2008, en Moscú. Mis amigos me dieron un número de teléfono. Al día siguiente me reuní con un señor mayor, un antiguo prisionero del gulag. Me iba de su casa con varios números de teléfono en el bolsillo: el de Susanna y de Ella, el de Elena, Nadezhda, Zaira y Valentina. Cada día me desplazaba en el metro y luego en autobuses y a pie a barrios inhóspitos en la periferia de Moscú. En algunos de ellos los rusos eran una pequeña minoría y uno se sentía como si se hubiera desplazado al oriente, al tercer mundo, a Uzbekistan o Tadyikistan. Con frecuencia la gente me seguía con la vista, seguramente por parecer distinta, y eso me incomodaba enormemente.

Cada día me encontraba con una señora diferente, mayores todas ellas y con problemas al caminar. “Si todas las expresas somos unas minusválidas es por la malnutrición y el frío intenso que padecimos durante tantos años en el gulag,” me explicó Elena. Cada una me contó una historia distinta, todas escalofriantes y al mismo tiempo llenas de sabiduría vital. Valia era la última mujer en la lista. Al salir de la última parada del metro y preguntar información sobre cómo llegar a Shcherbinka, el pueblo periférico de Valia, un joven ruso me informó de mala gana que para llegar al lugar de destino tenía que coger un tren que había que esperar varias horas desprotegida en una estación al aire libre. Tras mucho vacilar –ese día hacía un verdadero vendaval y la temperatura fue invernal– me armé de paciencia y al final subí en el tren. Para sentarme hubiera tenido que dar unos pasos entre varios borrachos que dormían o se revolcaban en el suelo, así que opté por quedarme de pie cerca de la puerta.

Me costó mucho encontrar la casa de la señora Valentina, porque en su pueblo no hubo carteles con nombres de las calles ni números en las casas. Al final, en un tercer piso me abrió una anciana tan desaliñada que daba pena. Se movía en una silla sobre ruedas como las que suele haber en los despachos; la señora Valentina no podía levantarse y por ello se había convertido en prisionera por segunda vez. Daba mucha lástima, pero era la más alegre y vital de todas las expresas del gulag que había visitado. “Llámeme Valia,” me sugirió en seguida. En un pequeño hervidor Valia preparó un té para ambas, me enseñó fotos de su enamorado americano, Bill, de la hija que tuvo con él, Bella, y varias fotos suyas de los años del gulag. Y se pasó el resto del día contándome su historia. Una historia de amor.

Al llegar al final, me dijo: –Escriba sobre mi vida, reina. Y sobre mi amor. Nos vimos poco y sin embargo pasamos medio siglo locamente enamorados.

Esa misma noche me puse a escribir la historia de Valia.»

La autora

Monika Zgustova reside desde los años ochenta en Barcelona aunque nació en Praga. Traductora, escritora y periodista, tiene en su haber más de cincuenta traducciones, del checo y del ruso, de Bohumil Hrabal, Jaroslav Hasek, Vaclav Havel, Milan Kundera y Fiodor Dostoievski, entre otros, por las que ha recibido el premio Ciudad de Barcelona y el Premio de las Letras Catalanas. Es autora de una biografía novelada de Bohumil Hrabal, Los frutos amargos del jardín de las delicias (Destino, 1997), y de varias novelas, entre las que destaca La mujer silenciosa, aclamada entre las cinco mejores novelas del 2005 tras quedar finalista del Premio Nacional de Narrativa. Su última novela ha sido Jardín de invierno (Destino, 2009).

 

This entry was posted in Monika Zgustova and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.