¿Por qué quería escribir esta historia?

La vida era eso 974x272Carta por Carmen Amoraga

«Hace menos de tres años llevé a mi hija al cumpleaños de una niña de su clase. Allí conocí a Viviana y a Walter. Walter era grande, fuerte y risueño. Poco después supe que estaba enfermo. Poco después supe que murió. Todo me lo contó Viviana en el perfil de Walter. “Es Walter el que habla pero es Vivi la que escribe”. Walter me contó después de haberse marchado que habían creado el rincón de papi con dibujos y una botella de Jack Daniels, que soplaría las velas de la tarta en el cumpleaños de su hija pequeña, que había oído una canción de Whitney Houston y se la dedicaba a Viviana.

Una tarde me encontré a su mujer y a sus hijas por la calle, frente a mi casa, a la salida de la presentación de un libro, y nos abrazamos en silencio. Entonces yo ya quería escribir una historia que contase la suya, no la de Walter y Viviana, sino la de una mujer que había comprendido que los seres humanos estamos diseñados para sobrevivir y que eso era lo que tenía que hacer para salir adelante junto a sus dos hijas. Hay quien no es capaz de hacerlo, sobrevivir, pero hay quien entiende que es su única salida y se agarra a un hilo que pasa por delante de su cara como si fuera una maroma de barco porque sabe que hay que aprender a perder para aprender a vivir. Esa era la historia que yo quería escribir.

Se lo conté cuando ya nos habíamos hecho socias, compinches, amigas, y le pedí un permiso que ella me dio. Así nació La vida era eso. No es la novela de mi amiga. Es la novela de una mujer fuerte que no sabe que lo es que es y que descubre que comunicarse con el mundo, aunque sea a través del mundo virtual, es la herramienta clave para que el dolor de la herida sea más leve, aunque sólo sea un poco.

Viviana dejó de ser Viviana y pasó a ser Giuliana. Y Walter, William. Y Kayla y Chelsea, Ana y Marie. No eran ellas. No tenían que serlo. Eran otras, otros, con un pasado distinto y un futuro diferente, con otras caras, otras pieles, otros olores y el mismo dolor, el que Viviana/ Guiliana expresa en los post que le escribe a su marido muerto el 29 de cada mes durante un año. No para regodearse. Sólo para sobrevivir.

A finales de enero hará dos años que Walter murió. Viviana escribe en su perfil que allá donde esté, estará sonriendo al ver todo lo que ha generado, y es curioso, porque yo, que sólo lo vi un par de veces, le recuerdo justo así. Capaz de causar estas cosas. Como si fuera un fenómeno de la naturaleza, porque una gota de lluvia es un fenómeno natural del mismo modo que lo es un huracán. Como un fenómeno capaz de todo lo bueno y de todo lo malo. Así le recuerdo. Y con ese recuerdo, nació esta novela»

Carmen Amoraga

La vida era eso
Premio Nadal de Novela 2014

La muerte fulminante de su marido deja a Giuliana devastada y sola con dos hijas pequeñas. Superar un día tras otro está poniendo a prueba su resistencia y su imaginación, mientras pasa de la incredulidad al enfado, y de ahí a la idealización de su relación con William. Descubre entonces, además de irrepetibles momentos que su memoria convoca una y otra vez, el legado más hermoso de William: una intensa red de relaciones que le traerán una nueva forma de estar en el mundo y le enseñarán, gracias al apoyo de los demás, que aprender a perder es aprender a vivir. A través de conversaciones, recuerdos, comentarios espontáneos de las redes sociales, escenas cotidianas, con vitalidad y sin dramatismo, y un cicatrizante sentido del humor, Carmen Amoraga construye una novela íntima y universal sobre el amor y la pérdida, el valor de lo vivido y lo por vivir.

This entry was posted in carmen amoraga, premio nadal and tagged , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.