Introducción de Ed Brubaker a Conan La Leyenda 0

Puede que la mayoría de los aficionados a Conan consideren una herejía lo que voy a decir, pero los cómics de Conan creados por las parejas Busiek-Nord y Busiek-Ruth son mis productos de Conan preferidos de todos los tiempos (de entre los libros, las películas, los cómics, los videojuegos, etc.); y sí, incluyo las historias originales del propio Robert E. Howard. Como la cultura pop puede impactarte en el momento justo de tu vida y contribuir a cómo vas a ver las cosas a partir de entonces, para mí, el Conan de los cómics siempre será el mejor.

Mi primer contacto con Conan fueron unos números no consecutivos de los publicados por Marvel (con guión de Roy Thomas y dibujos de John Buscema) cuando tenía ocho o nueve años; y aquellos números me llevaron a buscar las historias originales que Howard había escrito acerca del personaje. Y cuando di con aquellos libros, evidentemente, descubrí las portadas de Frank Frazetta. Y aunque memoricé aquellas ilustraciones y leí algunas de las historias de Howard, para mí, Conan siempre ha requerido un componente visual. Quería ver cómo se movía por un mundo que se parecía a los lugares que Howard describía y que Frazetta dibujaba. Quería avanzar página a página y no tener que imaginar solamente aquellas torres y ciudades. Así que seguí leyendo cómics de Conan y, un día, incluso, robé un número de La espada salvaje de Conan cuando el dependiente no miraba.

La cuestión es que, a pesar de que era aficionado a aquellos cómics y a pesar de que adoraba los dibujos de Barry Windsor-Smith y de John Buscema, siempre tuve la sensación de que Marvel suavizaba el tono del personaje. A mi entender, las historias de Howard eran más duras y más crudas; y aunque entendía por qué no era así en los cómics, ansiaba que lo fuera. Pero cuando el interés en el personaje empezó a decaer y la licencia para publicar sus aventuras caducó, pensé que mi sueño no se cumpliría nunca.

Pero, entonces, tras un largo silencio, llegaron las nuevas aventuras de Conan publicadas por Dark Horse y, con ellas, Kurt Busiek y Cary Nord. Para ser sinceros, no estaba interesado en absoluto en una nueva interpretación de Conan cuando se anunció esta serie pero, después de ver los anticipos de los dibujos de Nord, cambié de opinión. Cary Nord, a la altura de Dave Stewart (uno de los mejores del mercado), iba a proporcionarnos un Conan que se parecía al de las portadas de Frazetta. Ahora bien, cuando me enteré de que Kurt Busiek iba a encargarse de escribir el material… ¡entonces ya me pareció insuperable!

Este nuevo cómic sería una interpretación cronológica de las historias de Howard con nuevas historias para cubrir los huecos que había entre las originales. Hablé con Kurt en una ocasión a este respecto y me contó que había leído todos los textos de Howard y que había recopilado todas las referencias a la historia no escrita de Conan (lugares en los que había estado, a qué edad, personas que había conocido… ¡y riquezas que había robado!) y que había construido una cronología abrumadora que abarcaba toda la vida de Conan.

Todos los movimientos estaban dictados por las historias de Howard o por cartas que había escrito, o por los viajes que había hecho Conan por el mapa de la Era Hiboria. Desde luego, es una manera fascinante y metódica de afrontar la adaptación de un trabajo como este. Y en los momentos en los que Busiek entrelaza su propio material con las adaptaciones sinceras de las historias originales de Conan, creo que ha conseguido capturar esa electricidad de la voz de Howard. Estas nuevas historias resultan auténticas y parecen un sueño o, a veces, una pesadilla tenebrosa, pero solo cuando se supone que tiene que ser así.

Este es el cómic de Conan que siempre había deseado y gracias al crecimiento y la madurez del lenguaje y los dibujos del cómic en los EE.UU. (y aunque también pueden disfrutarlos los críos) tengo la sensación de que estén dirigidos a mí, a esa parte nostálgica que no tiene ningún reparo en afirmar que los cómics que más gustan son los que representan literatura barata de aventuras.

Y entonces, tras siete números de Kurt y Cary, hubo una ruptura y conocimos a otro dibujante nacido para trabajar en este género: Greg Ruth, que se unió a Kurt para contar los primeros años de Conan, desde su nacimiento hasta el momento en que abandona Cimmeria, su hogar. Greg Ruth era uno de esos dibujantes que había visto en uno o dos proyectos y al que seguía, por lo que me encantó descubrir que iba a formar parte de esta aventura. Y el trabajo de estos dos autores es el volumen que tienes en las manos, que se publicó intercalado en números sueltos entre arcos históricos más largos en los que estaban trabajando Kurt y Cary y cada uno de los cuales se convirtió al instante en un clásico.

Busiek, que igualmente se inspiraba en Howard, tejió una historia que me parece auténtica y emocionante. Desde el campo de batalla en el que nació a su dura juventud como niño peligroso en su poblado, pasando por la época de renegado entre los suyos y, finalmente, la gran batalla de Venarium, este es el origen definitivo de Conan. Howard mencionó algunos de estos importantes momentos de la vida de Conan casi de pasada en una carta que le escribió a un aficionado y en la que establecía una cronología y, a partir de esas pocas palabras, Kurt Busiek ha creado algo nuevo y vibrante y Greg Ruth le ha dado vida a esa bestia. Es raro que a los aficionados al cómic les gusten números sueltos que salen entre arcos históricos de sus personajes favoritos, pero estos cómics han sido la excepción que confirma la regla. Cuando veías que un nuevo número de Busiek y Ruth llegaba a las estanterías, sonreías en vez de maldecir en hebreo y lo ponías el primero del montón que ya llevabas.

Ahora, por fin, esa historia está completa y reunida en un precioso volumen y tras acabar de leerla por segunda vez (antes de escribir estas líneas) solo puedo decir que me ha gustado más si cabe. En estas páginas hay salvajismo y amor y rupturas de corazón amargas y salvajismo y pérdidas (sí, ya sé que he escrito «salvajismo» dos veces) y están tan bien hechas que te enganchan hasta el final y te dejan con ganas de leer lo que sucedió a continuación (que espero que sea exactamente el volumen 1 de los libros de Conan publicados por Dark Horse, el primer arco histórico de Busiek y Nord).

En cuanto acabe de escribir estas palabras, voy a levantarme y a dirigirme a por los elegantes volúmenes de Conan que tengo en las baldas, y a ponerme una taza de té y a sentarme en un sofá junto al fuego. Releer algunos maravillosos cómics de espada y brujería y ver a Conan tal y como siempre me habría gustado verlo va a ser una estupenda manera de pasar la tarde.

Ed Brubaker // Nochebuena de 2007

CONAN LA LEYENDA 0
Salida: enero 2013
Formato: 184 páginas, 16,8 x 25,7 cm, libro cartoné
Precio: 18,95 euros
 
This entry was posted in Cómic, Planeta Cómic and tagged , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.