Cronología Warhammer II

Recuperamos la cronología del universo Warhammer que comenzamos a describir AQUÍ. Si en el anterior post, nos centramos en detallar LA ERA DE LOS MITOS y LA ERA DEL CAOS, esta entrada será para exponer la última y más nueva etapa, LA ERA DE SIGMAR.

LA ERA DE SIGMAR

EL PRIMER GOLPE

Sigmar ataca por primera vez en la Península de Brimstone, donde la Thunderstrike Brotherhood de Vandus Hammerhand se apodera de la primera Puerta de Azyr. Entonces la guerra irrumpe en los reinos, y la tormenta del Dios Rey es incansable.

LAS GUERRAS POR LOS PORTALES

La tormenta de Sigmar se extiende por los cielos de Chamon, empujando potentes vetas de aéter-oro a su paso. Los Kharadron Overlords se apresuran a minar este botín antes de que la tormenta frustre sus planes por completo.

EN LAS PUERTAS DEL ALBA

Los Hallowed Knights son los primeros Stormcast Eternals en entrar en Ghyran, aterrizando frente a las Puertas del Alba para destruir la hueste del hechicero Kraderblob y los siete daemons mayores liderados por la monstruosidad pútrida Bolathrax. Gardus del Alma de Acero se abre paso hasta el Jardín de Nurgle, con Bolathrax persiguiéndolo; el portal se derrumba bajo la masa de la Great Unclean One, impidiendo el paso a más refuerzos del Caos. Finalmente, la milagrosa reaparición de Gardus es lo que decanta la batalla en favor de los Hallowed Knights.

LA MAREA DE MUGRE

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 05TrulyExcel1.png

La fortaleza Briomdar de Quebrada Verde es invadida por las Legiones de la Plaga de Nurgle, que buscan el refugio escondido de Alarielle. Liderados por un triunvirato de Great Unclean Ones, los ejércitos daemónicos amenazan con contaminar la fortaleza submarina entera. Los Ionrach traen refuerzos justo a tiempo, liderados por el Supremo Rey Volturnos, que da caza personalmente al trío de grandes daemons y acaba con ellas. Gracias a la magia de los Tidecasters, la mugre pronto es eliminada. Tras la batalla, Volturnos parte en busca de la Reina Eterna, para hacer las paces y cerrar el cisma entre ella y los Idoneth Deepkin. Temiendo que sea una trampa del Caos, Alarielle permanece oculta.

LA HORDA VERDE SE REÚNE

Por todo el enorme Reino de las Bestias se habla del Puño de Gork: Gordrakk, el jefe de jefes. Acumulando victorias como los ogors amontonan huesos en un banquete, Gordrakk lidera su creciente ¡Waaagh! y aplasta las Legiones de la Plaga del Señor del Caos Festerheart. Cuando oye rumores sobre el gran Fangathrak y la Puertafauces que tiene consigo, que conduce a Todaspartes, Gordrakk parte en su busca.

NADA MÁS QUE POLVO

Los agentes de Sigmar buscan a los duardin en toda la Crux Espiral, con la esperanza de reforzar antiguas alianzas y establecer una cabeza de playa importante en la mayor de las islas interiores. Aunque se abren paso con dificultad hasta los picos de diversos salones duardin, no hallan más que cadáveres y el eco de un imperio ya desaparecido.

LA TOMA DE LOS PORTALES DE AZYR

Las primera etapas de las Guerras por los Portales han terminado. Al asegurar muchos de los antiguos Portales del Reino que conducen a Azyr, la vanguardia de los Stormcast Eternals ha dado rienda suelta a la venganza de Sigmar, allanando el camino para el grueso de las huestes del Dios Rey. Con ello han dado un duro golpe a la supremacía del Caos, fracturando la zarpa que asfixia toda libertad y esperanza en los Reinos Mortales.

RENACE LA ESPERANZA

Con la llegada de la Tormenta de Sigmar, los Sylvaneth encuentran nuevos aliados. Desde Refugio Espino hasta Espira Nudosa, los Sylvaneth entran en batalla junto a los Stormcast Eternals. Mientras tanto, en Ghyran, la Dama de las Enredaderas ayuda a los Stormcasts a encontrar Athelwyrd con esperanza en el corazón, sin saber lo que está provocando.

UNA RELIQUIA REENCONTRADA

En el Reino del Metal yacía oculto un poderoso secreto: Ghal Maraz. Muchas de las Huestormentas del Dios Rey caen sobre los secuaces de Tzeentch en la fortaleza arcana para recuperar el arma. Vandus Hammerhand, Lord-Celestant de los Hammers of Sigmar, logra por fin devolver el legendario martillo a Azyr.

ATHELWYRD CORROMPIDA

En los Reinos de Jade ruge con furia la batalla por el alma de un reino entero. Desde su caldero de enfermedades divinas, el Abuelo Nurgle ha repartido un sinfín de dones inmundos, corrompiendo todos los rincones de Ghyran salvo los más sacros, hasta que en casi toda su superficie se agita vida inmunda. En su busca de Alarielle, los Hallowed Knights conducen sin darse cuenta a los campeones de Nurgle hasta Athelwyrd. Sucumbe el último refugio de Ghyran ante la mácula del Caos, y con él las esperanzas de la Reina Radiante.

UNA ALIANZA IMPEDIDA

Emisarios Stormcast Eternals visitan la capital de los Ionrach, Príom, solicitando la ayuda del mayor enclave de los Idoneth. Se convoca una asambral en la que muchos enclaves se abstienen o votan en contra de tal alianza, pese a las súplicas conmovedoras del Supremo Rey Volturnos. Y así, las Huestormentas de Sigmar tienen que librar las batallas de las Guerras por los Portales sin apenas ayuda alguna de los Idoneth Deepkin.

EL ÁNGEL VENGADOR DE AZYR

Tras recibir el todopoderoso martillo Ghal Maraz, el Celestant-Prime se incorpora a la vanguardia de la guerra de Sigmar contra el Caos. Con el rugido de un millar de truenos, el Celestant-Prime acude a campos de batalla por todos los Reinos Mortales, sembrando el terror entre los servidores de los Dioses Oscuros. Allí donde lucha el relampagueante avatar de Sigmar, la victoria le sigue.

ATAQUE A LA FORTALEZA SANGRIENTA

Cuando la Hueste Celestial del Lord-Celestant Sargassus marcha contra la Fortaleza Sangrienta, con la intención de volver la ira del Bloodthirster Skarbrand contra su amo Khorne, una hueste de Fyreslayers lucha y muere a su lado. Al destruir las puertas de la fortaleza, la hueste rompe sin darse cuenta una gran runa metálica que contiene la última sílaba del nombre verdadero del Tetrarca Kiathanus, un fragmento de poder que podría suponer de nuevo la liberación del gran daemon. Sigmar sabe ver el peligro que supone ese Lord of Change, y manda a los Hammerhands al Monte Kronus para desterrar a Kiathanus de una vez por todas.

EL MARTILLO ES DERRIBADO

En el Monte Kronus, los Stormcast Eternals batallan contra Archaon y sus lugartenientes, pues él también busca a Kiathanus; no para desterrarlo, sino para incorporar al oráculo daemon a su bando. El cuerpo de Vandus Hammerhand es despedazado por la espada daemónica llamada Matarreyes, y su alma es enviada de vuelta a Azyr en un destello. No es el único en perecer. En un solo día sangriento, hasta el último de los Hammerhands muere a manos del Elegido y su Varanguard.

EL RUGIDO DE DRACOTHION

Desde los Cielos de Azyr llega el rugido resonante del gran Dracothion, un sonido que reverbera entre las propias estrellas. Sobre el Sigmarabulum, el anillo artificial alrededor de Mallus donde se encuentran los laboratorios, las bóvedas del cielo, las forjas y los cuarteles de Sigmar, una serie de puertas selladas se abren, la primera señal de que algo se mueve en las profundidades de las Bóvedas Extremis selladas.

LA TOMA DE LAS BESTIAS DIVINAS

El más insidioso de los planes de Archaon es su intento de reclutar por la fuerza a las bestias divinas. Con su poder titánico, Archaon podría destruir los portales cerrados y acceder a Azyr. Hace tiempo ya que ha apartado de la luz a Agentine, la Sierpe de Plata, corrompiéndola con la demencia pura de Tzeentch, y ahora va en busca de los retoños de esa bestia divina. Hay algunos, como Nyxtor, padre de los heptadecagors de diecisiete cabezas, a los que no puede encontrar, pero en la Tierra del Sol Encadenado el propio Archaon corrompe la mente de Ignax, la Draco Solar.

EL TITÁN DEL MUNDO

En la Estepa Escabrosa de Ghyran, los aliados skaven de Archaon se esfuerzan en corromper el durmiente Gargante Sideral, Behemat. Estalla la guerra sobre el Gran Torque Verde y la superficie del propio Behemat en cuanto Sigmar y el Elegido lanzan al combate a todas las fuerzas de que disponen. El Titán del Mundo despierta, pero está tan envenenado por la mácula del Caos que los Lord-Relictors de la Huestormenta se ven obligados a invocar los Grandes Rayos de la ira de Sigmar, dando muerte a la bestia divina.

LAS OMNIPUERTAS

De nuevo, Sigmar fija su mirada en Todaspartes, el nexo de los Portales del Reino. Allí se han librado muchas batallas en el pasado, y ahora Todaspartes sirve de base al mayor campeón del Caos, Archaon. A los Portales del Reino que llevan a Todaspartes se les llama Arcos, y cada uno está protegido por fortalezas, denominadas Omnipuertas. Sigmar es consciente de que si quiere expulsar al Elegido, primero debe reconquistar dichas fortalezas.

LA VIDA REGRESA A GHYRAN

Tras luchar y morir para proteger la vaina de alma de Alarielle contra las fétidas huestes de Nurgle, los heroicos mártires de los Hallowed Knights y muchas otras Huestormentas son vengados cuando Alarielle emerge de su letargo adoptando su forma guerrera. Llena de ira, lidera una purga implacable de su reino para liberarlo de la corrupción de Nurgle.

LA PUERTA MERCURIAL

En la Puerta Mercurial de Chamon, Thostos Bladestorm y los Celestial Vindicators atacan las inexpugnables Fortalezas férreas desde las profundidades, usando la magia de lava de sus aliados Fireslayers para excavar bajo los muros impenetrables. Archaon conduce a la batalla a su monstruosa montura Dorghar. Thostos logra herir al señor de la guerra del Caos en un duelo, sólo para acabar siendo destrozado y devorado por Dorghar, sin posibilidad de regresar.

EL PORTAL FINAL

Nagash ha hecho creer a los emisarios de los Anvils of the Heldenhammer que los ayudará en su asalto a la fortaleza de Gothizzar, la Omnipuerta que custodia el Portal Final. Nagash sabe que el Arco que conduce desde Shyish a Todaspartes debe ser cerrado, pero no ayuda a los Stormcast Eternals. Al Gran Nigromante no le interesa esa alianza; al fin y al cabo, Nagash sigue considerando que su antigua enemistad con Sigmar no ha quedado aún resuelta. Desde su trono de huesos, contempla cómo mueren los Stormcast Eternals en Gothizzar. Cuando esté listo, el asalto de Nagash a la fortaleza no fallará.

PORTALES DE LUZ Y SOMBRA

Sigmar envía a Hysh y Ulgu a sus Stormcast Eternals, pero nadie sabe qué ha sido de estas guerras. Pocos son los que regresan, y nadie puede hablar con claridad de lo que ha visto. Incluso los ojos de los dioses inmortales no tienen la certeza de lo que han contemplado…

PORTAL GÉNESIS

En el Portal Génesis, en Ghyran, la renacida Alarialle lidera una fuerza de Sylvaneth y Stormcast Eternals contra las fuerzas atrincheradas de Glottkin. Pese a enfrentarse a legiones de mortales enfermos y daemons purulentos, las fuerzas del Orden triunfan. A raíz de la batalla, Alarielle cierra el Portal Génesis con gran esfuerzo, bloqueando el paso que conduce a Todaspartes. Todavía quedan muchas guerras por librar, pero, al menos, las tornas han cambiado en la Guerra de la Vida.

PUERTAFAUCES

En Ghur, los Knights Excelsior se enfrentan a una horda de Khorne. Bloodbound que controla Puertafauces, formada a partir de la quijada de la imponente bestia Fangathrak. A la llegada del Waaagh! de Gordrakk, la batalla se convierte en matanza. La furia primitiva del Puño de Gork es tan intensa que Fangathrak se esconde bajo tierra. La posibilidad de Sigmar de asegurar Puertafauces y su acceso a Todaspartes desaparece. Gordrakk no se duerme en los laureles, ni se entretiene en prestar atención a los campos cubiertos de cadáveres que rodean el enorme sumidero donde Fangathrak ha desaparecido. Incluso antes de que caiga el último Stormcast, ya va en busca de una nueva pelea.

EL PORTAL QUEMAZUFRE

En Aqshy, el Portal Quemazufre se halla cerrado para los vástagos del Caos. Archaon libera a Ignax la Draco Solar, pero los Fireslayers activan la Runa de Vínculo que habían grabado en la piel de la bestia divina, convirtiendo a la esclava de Archaon en su enemiga mortal justo cuando éste se dispone a alcanzar la victoria.

FIN DE CAPÍTULO

Las batallas más importantes de las Guerras por los Portales se libran por el control de Todaspartes. Cuando cesan los gritos, las fuerzas de Sigmar han cerrado tanto el Portal Quemazufre de Aqshy como el Portal Génesis de Ghyran. El puño de hierro con que Archaon aferra los Reinos no ha aflojado del todo, pero el cierre de estos dos portales será de vital importancia para los planes de reconquista del Dios Rey.

TIEMPO DE RECONQUISTA

Las tres ciudades llamadas Semillas de Esperanza se establecen en Ghyran cuando la influencia de Nurgle está menguando. Impulsadas por la magia de la vida de Alarielle, nacen las ciudades de Refugio Aguagrís, la Ciudad Viviente y Phoenicium.

EL DESPERTAR DE SLAANESH

La mayor amenaza que pende sobre la raza aelven da muestras de renovar su actividad. Debido a las intrigas de Morathi, proclamada por sí misma Oráculo Suprema de Khaine, comienza a ceder la trampa que ha mantenido atrapado durante mucho tiempo a Slaanesh, Dios del Caos.

HAMMERHAL

La Ciudad de Dos Colas, sede del poder de Sigmar en los Reinos Mortales, es una extensa urbe que alcanza desde las llanuras ardientes de Aqshy hasta las verdes selvas de Ghyran. La ciudad, de hecho, consta de dos poblaciones con un único gobierno; en el Reino del Fuego se halla el bastión industrial de Hammerhal Aqsha, mientras que en el Reino de la Vida se ubican los fértiles jardines de Hammerhal Ghyra. La relación simbiótica entre ambos bastiones los ha protegido de infinidad de amenazas, tanto internas como externas.

CIELOS DEL ORDEN

Las fuerzas del Dios Rey establecen muchas de las nuevas ciudades, todas construidas a la sombra formidable que proyecta una Fortormenta, las imponentes ciudadelas de los Stormcast Eternals que protegen cada recuperado Portal del Reino. Anvilgard y Ojo de la Tormenta, en Aqshy; Excelsis en Ghur; Forjaglymm y Lago Lethis en el Reino de la Muerte: Estos faros del progreso se llenan de almas mortales, y sus guarniciones y defensas, que ya han conocido la guerra, mantienen a raya las múltiples amenazas que asolan a sus reinos. Sin embargo, las fuerzas del Orden deben mantener una vigilancia constante, ya que su imperio se sustenta sobre un precipicio que da a la ruina.

PORTENTOS MALIGNOS

Un renacido Nagash surge de los Portales sin Estrellas, desatando una tormenta de energía nigromántica que barre el Reino de la Muerte. Las huestes del Caos son atacadas en todos los frentes por vastas huestes de muertos resucitados. Las Legiones de Nagash recuperan la ciudadela en ruinas de Nagashizzar, sede del poder del Dios de la Muerte.

ÉPOCA DE LAS TRIBULACIONES

A medida que las viles profecías del ascenso de Shyish se extienden por los territorios, todos los Reinos Mortales se encuentran asediados por nuevos peligros. Algunos de los pueblos con menos escrúpulos encuentran oportunidades en estos tiempos, pero la mayoría se prepara para la batalla contra un nuevo enemigo: los muertos vivientes. Llevados a la guerra por quienes afirman haber visto el único camino posible para evitar el desastre que se avecina, combaten la oscuridad con uñas y dientes.

ACCEDER A SHYISH

Con la proliferación de portentos oscuros, videntes y profetas pertenecientes a todas las razas buscan minimizar esta nueva maldición, y docenas de heraldos lideran huestes a Shyish para atacar el centro de poder del Gran Nigromante. Probablemente se encaminan a una muerte segura, pero eso no les ha impedido ponerse en marcha.

© Copyright Games Workshop Limited 2019

Fuente: https://ageofsigmar.com/es/timeline/

Canal Warhammer aquí

This entry was posted in Fantasía, Minotauro and tagged , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.