Del papel a la pantalla (y viceversa)

LLEGADA DE UN TREN A LA ESTACIÓN SPOILER
Artículo de Guillermo Tato

Una buena serie es un viaje que no queremos que se acabe nunca.

Al menos en mi caso, los mejores viajes, los que más disfruto, son los que hago en tren. Y así es como me imagino lo que es disfrutar de una serie. El placer no está únicamente en llegar a tu destino, sino en el proceso que te lleva a él. Incluso a veces, con suerte, incluso la compañía que te toque puede ser la que haga el viaje más provechoso. Te sientas, contemplas los distintos paisajes que se van sucediendo a lo largo de los kilómetros que transcurren. Los comentas con la persona que tienes sentada al lado y las paradas se van sucediendo. Gente nueva se sube al tren, otros quizás se bajen, pero todos compartís un objetivo común.

A lo largo de nuestras vidas hemos realizado multitud de viajes como estos. En series que nos han marcado de una forma u otra. Porque de alguna forma las series tienen algo en común con la vida misma. Cuando vas a ver una película sabes que habrá un final. Pero no con una serie. Las series mueren de viejas, otras de sobredosis a la segunda temporada y alguna por un disparo por la espalda. Por eso nos sentimos más cercanos a las series, porque son como nosotros. Mortales. Y porque no saben nunca si llegarán a su destino. Ni siquiera si tienen uno.

La misma sensación que tenemos con una buena novela en las manos. Porque pese a ser un espacio finito como el de una película, sus recovecos y sus distintos capítulos la vuelven infinita. Eterna en el vasto universo que despliega en nuestra imaginación. La historia avanza al ritmo que le impongamos, paladeando con mayor o menor intensidad cada una de las palabras que nos ayudan a invocar en nuestra realidad una ficción que nos mantiene atrapados. Detenemos el tren en algunos capítulos, repetimos una página varias veces, recreando cada vez con más detalle en nuestra cabeza ese momento que nos ha dejado atónitos.

EMPRENDER VIAJES CONOCIDOS

A veces el placer del viaje no es explorar lo desconocido, sino visitar lugares de los que nos han hablado muchas veces. Tantas que prácticamente nos los conocemos de memoria. Se trata, entonces, de que las series están empezando a mirar con mucha fuerza al mundo literario de cara a realizar adaptaciones. Ambos mundos, ambos viajes, cobran más sentido cuando se cogen de la mano. Cuando el viaje que hemos realizado en nuestra imaginación nos disponemos a revivirlo de otra forma. No hace falta mencionar Juego de tronos como el gran referente. La gran adaptación que todos dábamos por imposible y que se ha convertido en un fenómeno mundial a una escala nunca antes imaginada por el amante de la literatura fantástica. Pero además hemos tenido otros casos de adaptaciones muy logradas como han sido The Man in the High Castle (adaptación de la novela de Philip K. Dick), The Handmaid’s Tale (novela de Margaret Atwood) o American Gods (novela de Neil Gaiman).

Dentro de este panorama se nos presenta un 2019 cargado de viajes que algunos hemos vivido ya en las novelas, pero que estamos deseando realizar de nuevo en su adaptación televisiva. Y no cabe duda de que la estrella, la responsable de dejar el vacío que nos dejará Juego de tronos tras su final, será la del maravilloso universo literario de J. R. R. Tolkien: El señor de los anillos. Como sucedió con la trilogía de Peter Jackson, la propuesta de Amazon parece un salto al vacío. Pero el hecho de ambientarla en la Segunda Edad y el enorme presupuesto con el que están trabajando (se habla de cerca de 125 millones de dólares por temporada), hace que las expectativas vuelen por todo lo alto. Si hay un universo literario rico, repleto de mitología y que merezca la pena ser visitado una y otra vez, esta es sin duda la mejor opción que nos espera. Crucemos los dedos.

Pero la fantasía no acabará ahí, ya que hay otra adaptación que atacará de forma directa a nuestro amor por la nostalgia de la fantasía noventera. Estamos hablando de la mítica saga de Robert Jordan, La rueda del tiempo. Si empezasteis a dejaros fascinar por el género con El Señor de los anillos, Las crónicas de la Dragonlance o las novelas de R. A. Salvatore, la propuesta de adaptar esta saga os habrá llegado al corazón. También gracias a Amazon podremos revivir una saga de libros apasionante, repleta de magia, épica y personajes entrañables que nos harán viajar a nuestra más entrañable juventud. “La Rueda del tiempo gira y las eras llegan y pasan y dejan tras de sí recuerdos que se convierten en leyenda. La leyenda se difumina, deviene en mito, e incluso el mito se ha olvidado mucho antes de que la era que lo vio nacer retorne de nuevo. En una era llamada la tercera por algunos, una era que ha de venir, una era transcurrida hace mucho, comenzó a soplar un viento. El viento no fue el principio, pues no existen comienzos ni finales en el eterno girar de la Rueda del Tiempo. Pero aquel fue un principio.” Cuando veamos este título en pantalla más de uno llorará. Yo el primero. Y nos acordaremos de Robert Jordan, que por desgracia no podrá ser testigo de la maravillosa aventura que ha originado.

Para concluir el modo hype de las adaptaciones literarias que se nos vienen encima, tenemos la maravillosa Buenos presagios, combo literario único entre Neil Gaiman y uno de los autores que más echamos de menos, nuestro amado Terry Pratchett. Una comedia (como no podía ser de otra forma) sobre la eterna lucha del bien y del mal que Amazon produce en forma de miniserie y que cuenta con un reparto de lujo: David Tennant, Michael Sheen y Benedict Cumberbatch. En este caso la espera será más breve, ya que se estrena el próximo 31 de mayo. Por cierto, ¿cuándo veremos el Mundodisco en serie? Productores televisivos, por favor, escuchad nuestra súplica.

DISPONER DE UNA BUENA GUÍA DE VIAJE

En todo viaje que se precie es importante ir bien preparado. La maleta debe contener lo esencial para sobrevivir y llevar los dientes limpios. Los billetes preparados. Y un libro siempre a mano, eso por descontado. Pero los que saben viajar de verdad llevan siempre consigo una guía fiable del todo. No solo para disfrutar más de lo que vamos a visitar, sino -en ocasiones- para poderlo recordar con el mismo cariño de la primera vez. Una guía que te indique cuáles son los lugares más interesantes, que te hable de su historia, que te ayude a entender el mundo al que te diriges.

Eso precisamente es lo que hemos de hacer con las series, antes o después de disfrutarlas. Tener a mano una solvente guía nos ayudará a saborear mejor cada episodio, a captar detalles que de otra forma pasarían desapercibidos. Por ejemplo, el estupendo libro Series de culto de Toni de la Torre en el cual podemos encontrar cien de las series realmente imprescindibles. O Dentro de Black Mirror, de Jason Arnapp, donde descubriremos valiosos detalles sobre una de las series más rompedoras (y exitosas) de la última década. O incluso La vida según Sheldon, también de Toni de la Torre, con el que nos adentraremos en la peculiar psicología del personaje más representativo de The Big Bang Theory, la comedia de mayor duración de la televisión. Así que ya sabéis, la próxima vez que vayáis a enfrentaros una serie, hacedlo como si fuerais a viajar: preparaos a conciencia si quieres gozar de verdad.

Y ahora, si me permitís, volveré al inicio. Voy a sacar un nuevo billete para otro viaje. Voy a empezar una nueva serie. Prometo no hacer spoilers.

VISITA AQUÍ LA COLECCIÓN SERIES Y PELÍCULAS DE MINOTAURO

This entry was posted in Ciencia Ficción, Fantasía, Minotauro and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.